Arremeten contra EU por no reparar muertes de civiles en Afganistán

Amnistía Internacional señala en informe que no se han indemnizado a familiares de civiles, que murieron a manos de fuerzas estadounidenses en Afganistán; tampoco hay justicia.

Kabul

Las muertes de miles de civiles a manos de las fuerzas estadounidenses en Afganistán no se han reparado ni con justicia ni indemnización a sus familias, deploró el lunes Amnistía Internacional (AI) en un demoledor informe antes de la retirada militar de Estados Unidos.

El informe señaló haber aunado pruebas "de un sistema de justicia militar estadounidense con muchos fallos que afianza una cultura de impunidad".

Miles de civiles murieron o resultaron heridos en operaciones de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad de la OTAN (Isaf), desplegada desde 2001 en Afganistán.

El presidente afgano, Hamid Karzai, ha responsabilizado a menudo a las fuerzas estadounidenses de las víctimas civiles, mientras la OTAN asegura que se toma muy en serio esas acusaciones y que las estudia una por una.

Los investigadores de AI entrevistaron a 125 afganos que tenían información de primera mano sobre 16 ataques en los que hubo víctimas civiles y reunieron datos de otros 97 incidentes ocurridos desde 2007.

"Después de cada incidente en el que mueren civiles a manos de las fuerzas estadounidenses (Estados Unidos debe) asegurarse, cuando hay suficientes pruebas admisibles, de que los sospechosos son juzgados", señala el informe titulado "Abandonados en la oscuridad".

Detalla por ejemplo un bombardeo estadounidense de 2012 en las montañas de la provincia oriental de Laghman, donde unas mujeres se encontraban recogiendo leña.

Siete mujeres y niñas murieron y otras siete resultaron heridas.

Ghulam Noor, quien perdió en el ataque a su hija de 16 años, Bibi Halimi, llevó los cuerpos hasta un centro de la OTAN después de oír que la coalición aseguraba haber matado sólo a insurgentes.

"Tuvimos que enseñarles que eran mujeres las que habían fallecido", dijo a Amnistía Internacional.

"No tengo ningún poder para pedir a las fuerzas internacionales quién hizo esto. No les puedo llevar ante la justicia", lamentó Noor.

Amnistía asegura que los aldeanos introdujeron demandas ante el gobernador provincial, pero que las fuerzas internacionales en Afganistán no pueden ser juzgadas por la ley afgana y que nunca nadie contactó a las familias para investigar el ataque.

La oficina de prensa de la Isaf en Kabul indicó que cualquier pregunta sobre este informe debía ser planteada al departamento estadounidense de Defensa.

La mayoría de los 44.000 soldados de la OTAN, entre ellos 30.000 estadounidenses, se retirarán de Afganistán antes de fin de año.

El presidente estadounidense, Barack Obama, no descarta no obstante dejar sobre el terreno a unos 9.800 militares si se alcanza un acuerdo de seguridad entre Washington y Kabul.