Amnistía acusa al régimen sirio de "crímenes de guerra" en Guta Oriental

El grupo defensor de los derechos humanos denuncia que entre enero y junio de 2015, 500 civiles murieron en 60 ataques del régimen en la región controlada por los rebeldes, al este de Damasco, ...
Rescatistas sirios buscan a posible supervivientes de un bombardeo de la aviación del régimen en la ciudad de Ariha
Rescatistas sirios buscan a posible supervivientes de un bombardeo de la aviación del régimen en la ciudad de Ariha (EFE)

Beirut

Amnistía Internacional denunció este miércoles que el gobierno sirio comete "crímenes de guerra" contra los habitantes de Guta Oriental, una región controlada por los rebeldes cerca de Damasco, donde los bombardeos del régimen agravan la difícil situación de los civiles.

Unas 163 mil personas, asediadas, "luchan por sobrevivir" en esta región, al este de la capital siria, señala la organización de defensa de los derechos humanos en un nuevo informe publicado el miércoles.

Amnistía denuncia igualmente las "violaciones" cometidas en esta zona por el grupo rebelde "Ejército del Islam". Este grupo es responsable de secuestros, detenciones arbitrarias, bombardeos indiscriminados y de privar a los civiles de un acceso a la comida.

Guta Oriental, al este de la capital siria, se encuentra sometida desde hace casi dos años a un asedio impuesto por las fuerzas gubernamentales, que reforzaron este último mes. Las restricciones agravaron la situación humanitaria con un acceso limitado a la comida y al agua potable en este bastión de la oposición al este de Damasco.

Además de las restricciones, Guta Oriental es el blanco habitualmente de bombardeos aéreos del régimen. "La vida cotidiana se ha convertido para muchos en una larga sucesión de dificultades y sufrimientos", afirmó Said Boumedouha, director adjunto del programa Oriente Medio y Norte de África de Amnistía Internacional.

"Al bombardear de manera reiterada zonas muy pobladas en una serie de ataques directos, indiscriminados y desproporcionados y al asediar ilegalmente a civiles, las fuerzas gubernamentales sirias cometieron crímenes de guerra", añadió Boumedouha.

Entre enero y junio de 2015, Amnistía registró al menos 60 ataques del régimen, que dejaron unos 500 civiles muertos. "El momento y el lugar de estos ataques parecen escogidos deliberadamente para ocasionar el máximo de daños y pérdidas civiles", precisó.

El informe describe los efectos del asedio en esta región y acusa al gobierno sirio de utilizar "la hambruna como arma de guerra". Amnistía renovó sus llamados a autorizar un acceso humanitario sin obstáculos a Siria e urgió a la Corte Penal Internacional a analizar la situación.


Tregua de 48 horas

De otra parte, los grupos islamistas y las fuerzas del régimen sirio acordaron este martes un alto el fuego de 48 horas en varias localidades disputadas en el noroeste de Siria y cerca de la frontera con Líbano, anunció el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Según esta oenegé, con sede en Reino Unido, el cese del fuego en Zabadani, el último bastión rebelde en la frontera entre Siria y Líbano, comenzará a las 06:00 hora local (03:00 hora GMT). Otro alto el fuego simultáneo tendrá lugar en las localidades de Fuaa y Kafraya, controladas por el régimen sirio en la provincia de Idleb (noroeste).

"Se alcanzó un acuerdo para un alto el fuego de 48 horas en Zabadani, y Fuaa y Kafraya", dijo el director del OSDH, Rami Abdel Rahman. "El acuerdo es entre combatientes del [poderoso grupo islamista] Ahrar al Sham y los rebeldes locales, de un lado, y el grupo chiita libanés e iraní Hezbolá, del otro", añadió Rahman.

Hezbolá, junto a las fuerzas del régimen, lanzó un ataque el pasado mes contra Zabadani para expulsar a los rebeldes. Fuaa y Kafraya, dos localidades chiitas de la provincia de Idleb (noroeste), son de las últimas en manos de las fuerzas gubernamentales en la región. En represalia por la ofensiva contra Zabadani, una coalición rebelde mantiene un asedio a ambas.

Al menos 18 civiles murieron hoy y varias decenas resultaron heridos por bombardeos y por el disparo de proyectiles en las ciudades de Idleb y Derá, en el norte y en el sur de Siria, respectivamente.

La agencia de noticias oficial siria, Sana, informó de ocho civiles muertos, entre ellos cinco mujeres y un menor, y de 54 heridos por el impacto de cohetes lanzados por "terroristas" en barrios residenciales de Derá.

Los atacantes dispararon desde las proximidades del campo de desplazados de Al Nazin y la población de Al Nuaima, en la periferia de Derá, contra los distritos de Shamal al Jat, Al Kashef y Al Matar dentro de la población, subrayó la agencia.

Por otro lado, en el norte del país, al menos diez personas perdieron la vida, entre ellas un menor, por un ataque de aviones del régimen del presidente Bashar al Asad contra un mercado de verduras en la localidad de Idleb, capital de la provincia homónima, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG no descartó que el número de muertos aumente porque hay informaciones no confirmadas de que podría haber otros cuatro fallecidos, además de varios heridos graves. Siria es desde hace más de cuatro años escenario de un conflicto que ha causado más de 240 mil muertos, de acuerdo a los datos del Observatorio.

El conflicto en Siria, iniciado en 2011, ha dejado en cuatro años más de 240 mil muertos, entre ellos doce mil niños, según esta oenegé. La mitad de la población se ha visto obligada a huir.