American Airlines reduce vuelos a Venezuela por deuda millonaria

El gobierno venezolano adeuda a la aerolínea estadunidense 750 millones de dólares y desde el 2 de julio solo volará diez veces a la semana.
Un hombre camina junto a una oficina de American Airlines en Caracas
Un hombre camina junto a una oficina de American Airlines en Caracas (AFP)

Washington

La aerolínea estadunidense American Airlines reducirá a partir de julio la frecuencia de sus vuelos a Venezuela, tras no llegar a un acuerdo con el gobierno para cobrar una millonaria deuda, anunció hoy su portavoz, Casey Norton. El gobierno venezolano adeuda a la aerolínea 750 millones de dólares a marzo de 2014, y "como no hemos podido llegar a un acuerdo sobre la deuda, reduciremos significativamente nuestros vuelos al país" desde el 2 de julio, dijo Norton en un comunicado.

A partir de esa fecha los vuelos se reducirán de 48 a 10 semanales, desde Caracas y Maracaibo (noreste), y Miami como único destino en Estados Unidos, eliminando Nueva York, Dallas y San Juan (Puerto Rico). El gobierno del presidente Nicolás Maduro adeuda 4,200 millones de dólares a varias aerolíneas internacionales, lo que llevó a dos de ellas a cancelar sus operaciones en Venezuela y a una decena a aplicar fuertes reducciones.

Caracas prometió pagos, pero de manera escalonada y con quitas promedio del 20%. La propuesta fue aceptada por la española Air Europa y Aerolíneas Argentinas, mientras que otros acuerdos están pendientes de concreción. Pero las empresas que acumulan mayores deudas por cobrar, como American, Copa (500 millones), Avianca (300 millones), Air France (270 millones) e Iberia (200 millones), hasta ahora no han respondido a la decisión del gobierno venezolano.

"Continuaremos trabajando con el gobierno de Venezuela en el asunto", señaló Norton. En Venezuela, donde rige un estricto control de cambios, las aerolíneas están obligadas a vender sus boletos en bolívares y luego a iniciar un largo peregrinaje a través de la burocracia estatal para obtener los dólares.

Pero en medio de una sequía de divisas en el país con las mayores reservas petroleras mundiales, casi se paralizaron los pagos al sector hace un año. En respuesta, las compañías debieron suspender vuelos, reducir frecuencias, usar aviones más pequeños y finalmente bloquear la venta de boletos en Venezuela.

La falta de pagos llevó incluso a la organización aerocomercial IATA a criticar varias veces al gobierno venezolano, la última hace dos semanas cuando su director general, Tony Tyler, censuró desde Doha la "obstinada irresponsabilidad" de Caracas.