América Latina rechazó la violencia contra las mujeres

Los hombres latinoamericanos, que llegaron a pintarse los labios de rojo y calzar tacones, tuvieron un gran protagonismo en las marchas del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia ...
Una joven se manifiesta contra la violencia en San José, capital de Costa Rica
Una joven se manifiesta contra la violencia en San José, capital de Costa Rica (AFP)

Bogotá, Tegucigalpa

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer se conmemoró hoy en Latinoamérica con un inédito protagonismo de los hombres que en solidaridad con las víctimas se pintaron los labios de rojo y calzaron tacones.

Centenares de mujeres se manifestaron para exigir justicia, respeto y apoyo por parte de las autoridades para que los delitos cometidos en su contra no queden impunes, sin embargo, la particularidad de la jornada fue la participación de los hombres y no precisamente cargando pancartas. En Colombia una campaña invita a hombres y mujeres a pintarse los labios de rojo, tomarse una foto y subirla a las redes sociales.

En Puerto Rico el grupo Taller Palenque animó a los hombres a "ponerse en los zapatos de la mujer" y los convocó a concentrarse junto a la sede del Legislativo con calzado femenino. Según cifras de Naciones Unidas, un 35 % de las mujeres de todo el mundo ha sufrido violencia física o sexual a lo largo de su vida, un porcentaje que se eleva al 70 % en algunos países.

En memoria de "Las Mariposas"

La ONU universalizó este día en memoria de "Las Mariposas", como eran conocidas las hermanas dominicanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, quienes hace 54 años fueron asesinadas a palos durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

La diputada dominicana Minou Tavárez Mirabal, hija de Minerva Mirabal, destacó que la memoria de sus familiares "sirve para crear conciencia" en un acto de la Unasur y ONU Mujeres en Quito, en el que se anunció la creación de un "semáforo" para medir la situación de la mujer en la región.

En Ecuador, según la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira, seis de cada diez mujeres han sufrido violencia, mientras que una de cada dos ha sufrido maltrato psicológico y una de cada cuatro ha sido víctima de violencia sexual.

La primera dama de Colombia, María Clemencia Rodríguez, instó a "denunciar la violencia" de género, porque es "la forma de prevenirla" en un país donde el conflicto armado es un agravante. Millones de mujeres colombianas han sido víctimas de asesinato, secuestro, desplazamiento, violencia sexual o desaparición forzada.

"Las estadísticas reflejan más allá de toda duda que la violencia doméstica es la primera causa de muerte violenta de nuestras mujeres", según Wanda Vázquez, procuradora de las Mujeres de Puerto Rico, donde en 25 años han muerto 558 mujeres a manos de sus parejas o exparejas, y ya son 17 este año.

Para la presidenta chilena y ex directora de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, hay que "asegurar que nunca más una mujer que haya presentado una denuncia, quede indefensa y con temor a sufrir un nuevo ataque". En Chile han sido asesinadas 39 féminas en 2014.

Las ministras de Bolivia, uno de los países de la región con niveles más altos de violencia contra las mujeres, con 103 asesinadas este año, y el segundo después de Haití en violencia sexual, propusieron que los hombres que cometan actos de maltrato machista no puedan acceder a cargos públicos.

Honduras, todavía conmocionada

Millares de centroamericanas marcharon también hoy para exigir castigos a los femicidas en la región, sobre todo en Honduras, todavía conmocionada por el reciente asesinato de una reina de belleza y su hermana.

"Justicia" y "Alto al femicidio", gritaron las mujeres en Tegucigalpa, en una marcha desde la Casa de Gobierno hasta los bajos del Congreso, centro, en un recorrido de unos 4 km. Llevaban carteles con fotos de víctimas, incluyendo de María José, Miss Honduras Mundo, de 19 años, y de su hermana Sofía Trinidad Alvarado, de 23.

En Honduras, "cada 13 horas es asesinada una mujer y en el caso de Miss Honduras y su hermana hay mucha saña, una de las chicas recibió 12 disparos, otra, 10. Ya estaban muertas y les siguieron disparando, lo que significa odio y desprecio hacia el cuerpo de las mujeres", dijo a la AFP Suyapa Martínez, directora del Centro de Estudios de Mujer.

La joven María José Alvarado fue asesinada a tiros junto a su hermana Sofía el 13 de noviembre durante una fiesta, y el novio de esta última está detenido como sospechoso de los crímenes. Martínez estimó que "los hombres, al ver que no pueden dominar el cuerpo de las mujeres, terminan golpeándolas y finalmente matándolas; y en el caso de Miss Honduras fue una reacción de cólera del agresor en donde quería controlar las decisiones de las mujeres".

Ex parejas pagan sicarios

Además, indicó que se ha comprobado que varias ex parejas o parejas pagan sicarios para que maten a las mujeres y "hay un alto indice de impunidad, casi un 95%" en los crímenes contra mujeres. La activista denunció que "por la impunidad, los hombres tienen licencia para matar mujeres" y contribuyen factores como "la posesión de armas de fuego, porque más de un millón de armas ilegales circulan en el país, y el tercer factor es el patrón patriarcal".

Según ella, las familias, la escuela, la iglesia "reproducen un patrón patriarcal que, combinado con una sociedad altamente violenta como es Honduras, hace que los asesinatos se vean como la mejor solución de los problemas", deploró.

El estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) informó que al menos 4,283 mujeres perdieron la vida en forma violenta en Honduras entre el 2002 y octubre del 2014, y alrededor del 90% de los casos está en impunidad por falta de investigación.

Neessa Medina, activista del Centro de Derechos de Mujer (CDH), informó a la AFP que el año pasado en ese país, con 8.5 millones de habitantes, se registraron 636 femicidios y este año van 453. Entre 2009 y 2014 hubo 685 mujeres asesinadas por su pareja o ex pareja, mientras que las denuncias por violencia familiar superaron las 800 mil en ese lapso.

Presidente de Costa Rica

En Costa Rica, la manifestación en la capital contó con la participación del presidente Luis Guillermo Solís y su gabinete, dirigentes deportivos, atletas, estudiantes y activistas que reclamaron la erradicación del femicidio, entendido como el asesinato de mujeres por su condición de mujer.

Ese tipo de delito ha disminuido drásticamente en Costa Rica, país de 4.5 millones de habitantes, donde se registraron 25 casos en 2013, el más bajo desde 1996, aunque para el presidente Solís "falta mucho por hacer por la eliminación de la violencia contra las mujeres, tanto en lo legal como lo cultural".

En Panamá, unas 20 organizaciones se manifestaron por el paseo marítimo de la capital y realizaron presentaciones teatrales para protestar contra las "ataduras de las mujeres" a nivel social y los estereotipos de belleza y sumisión, dijeron las organizadoras. Según el Observatorio Panameño contra la Violencia de Género, de 2009 a 2013 se registraron 343 femicidios, y en lo que va de 2014 se han dado 23 casos.

Las mujeres que se manifestaron hoy en Managua, ataviadas con camisetas y delantales color violeta para representar a las 64 féminas asesinadas en 2014, reclamaron al presidente Daniel Ortega un cambio de "actitud" para acabar con la impunidad.

Cientos de mujeres marcharon hoy por una de las principales avenidas de Managua para protestar contra la violencia machista, que se ha cobrado la vida de al menos 64 mujeres en lo que va de año en Nicaragua.

En la marcha, convocada por organismos que defienden los derechos de las mujeres y realizada en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las manifestantes exigieron la aplicación de una Ley Integral para afrontar este problema.

"Venimos a marchar para decir basta ya de la violencia contra las mujeres", dijo a Efe la coordinadora del organismo Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir, Magali Quintana. "Esta manifestación es un llamado al Gobierno (que preside el sandinista Daniel Ortega) para que cambie de actitud, para que en este país no siga la impunidad", agregó.

"Ni una muerte más"

Las mujeres, que en su mayoría acudieron ataviadas con camisetas y delantales color violeta representando a las féminas que han sido asesinadas, portaron pancartas con leyendas alusivas a la defensa de sus derechos. También gritaron consignas como "Ni una muerta más", "Justicia para las mujeres, castigo para los agresores" y "cuando una mujer dice no, es no", entre otras.

Asimismo, ondearon banderas color violeta, sonaron tambores que animaron el trayecto de unos dos kilómetros, mientras otras bailaban o cargaban carteles en los que estaban escritos los nombres de las 64 mujeres que han sido asesinadas en lo que va de año.

"Queremos denunciar todas las formas de violencia y la complicidad del Estado con la violencia contra las mujeres", señaló, por su lado, a Efe la coordinadora del organismo Programa Feminista La Corriente, María Teresa Blandón. Blandón consideró que un reglamento publicado por el Ejecutivo en julio pasado sobre la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres "desnaturalizó" el objetivo de esa norma.

A la marcha, que tuvo como lema "Por el derecho a vivir libres de violencia", acudieron mujeres y hombres miembros de organizaciones que promueven el cumplimiento de los derechos de las mujeres, como el Movimiento Feminista de Nicaragua, la Red de Mujeres Contra la Violencia, el Movimiento Autónomo de Mujeres, entre otras.

Al menos 64 mujeres han sido asesinadas en Nicaragua entre enero y lo que va de noviembre de este año, en su mayoría madres que han dejado huérfanos a 56 menores de 15 años, de acuerdo con organismos de derechos humanos. La Policía Nacional cifra el número de casos de "feminicidios" hasta el 31 de octubre pasado en 30, contando según un reglamento decretado por el Ejecutivo en julio pasado.

La ley señala que el delito de "feminicidio" solo se da cuando ocurre en el ámbito privado del hogar y si hay una relación de pareja entre el agresor y la víctima. La norma impone hasta 30 años de prisión, la pena máxima, a los hombres que ejerzan violencia sobre las mujeres. En 2013, un total de 67 mujeres fallecieron víctimas de la violencia machista en Nicaragua, según los datos de la Policía Nacional y 73, de acuerdo con los organismos defensores de las féminas.

Resistencia de jueces

En El Salvador, cientos de mujeres salvadoreñas exigieron hoy al Gobierno terminar con la violencia de género y la impunidad de los delitos que se cometen contra ellas durante la marcha conmemorativa denominada "Día Nacional e Internacional de la No Violencia hacia las Mujeres".

Pese a los avances en la lucha contra la violencia de género en El Salvador, el Gobierno, principalmente los jueces, siguen mostrando "resistencia" en aplicar las leyes para hacer justicia en los diversos delitos que se comenten contra las mujeres, denunció hoy Delia Cornejo, integrante de la Concertación Feminista Prudencia Ayala.

Como organizaciones feministas se le exige al Estado salvadoreño que "no haya más impunidad en los delitos contra las mujeres, queremos que se establezcan protocolos, que se de formación (...) a los aplicadores de justicia para que no dejen en la impunidad los casos", indicó América Romualdo, también de la Concertación Feminista.

De acuerdo a Cornejo, muchos delitos contra las mujeres quedan en la impunidad en este país centroamericano, prueba de ello es que en lo que va del año más de 250 mujeres han sido asesinadas en el país y de ese total sólo "como 60 casos (han sido) judicializados" y "siete que han sido condenados", entonces "están medio endeudados", denunció.

"Es el momento que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) recapacite, que todo el sistema judicial de El Salvador recapacite y reflexione sobre la importancia de realmente impulsar mecanismos efectivos para la erradicación de la violencia (de género) en El Salvador" y terminar con la impunidad, destacó Romualdo.

Entre enero y el 20 de noviembre al menos 257 mujeres han sido asesinadas en el país, esto representa "un incremento del 20 %" en los asesinatos del sexo femenino en relación al año pasado, dijo recientemente el director de la Policía, Mauricio Ramírez.

La tradicional marcha, que fue organizada por la Concertación Feminista, que aglutina a una veintena de organizaciones, salió desde las cercanías de un centro comercial ubicado sobre el Bulevar de Los Héroes, en San Salvador, hacia la Corte Suprema de Justicia. También, durante el recorrido exigieron el indulto de 17 mujeres salvadoreñas que están presas por haber abortado.

Una organización pro-aborto pidió el 17 de abril pasado al Parlamento de El Salvador el indulto de 17 mujeres condenadas por haberse realizado esta práctica. De aprobarse el indulto en el legislativo, tendría que ser ratificado por la CSJ y el Ejecutivo, que hasta la fecha sigue sin resolución. "No más violencia contra las mujeres", "No al abuso sexual", "No más violencia erradiquemos la violencia de Estado, libertad para las 17", rezaban algunos de los afiches que portaban.

En este país centroamericano "cada 31 horas" una mujer es asesinada, señaló recientemente la directora del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU), Yanira Argueta. Asimismo, destacó que "cada tres horas una mujer denuncia violencia contra ellas en el seno de su familia".

El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, llamó a respetar el "valor protagónico" de las mujeres en el país e instó a "expresarlo con el respeto y admiración que se merecen". Entre enero y agosto de 2014 se registraron más de 500 nuevos casos de violencia de género en Paraguay.

Primera dama de Perú

La primera dama de Perú, Nadine Heredia, declaró en su cuenta en Facebook que "hoy es un día para reafirmar nuestro compromiso de lucha a fin de combatir y prevenir la violancia contra las mujeres, niños, niñas y adolescentes en sus diversas formas".

En Guatemala se reportaron unos 4,104 casos de violencia contra la mujer, entre ellos 532 homicidios, en los primeros diez meses de 2014. La mayoría de las denuncias es por violencia intrafamiliar.

En Brasil se instauró desde 2006 la llamada "Ley María da Penha", en homenaje a una biofarmacéutica símbolo de la lucha contra la violencia doméstica, quien después de haber sido víctima de varios intentos de asesinato por parte de su marido quedó parapléjica. La Policía Civil de Río de Janeiro arrestó hoy a 17 hombres acusados de violencia doméstica y sexual contra sus compañeras.

En Argentina el "observatorio de feminicidios" que elabora una ONG, señala que 295 mujeres murieron en 2013, una víctima cada 30 horas, un 16 % más que en 2012 y la cifra más alta de los últimos seis años. En Uruguay, donde desde noviembre de 2013 han sido asesinadas 49 mujeres, de las que 24 fueron víctimas de violencia doméstica, está en marcha un plan piloto que controla a los maltratadores con tobilleras electrónicas.

En Venezuela se han presentado 59,876 denuncias de casos de violencia contra mujeres entre enero y octubre de este año, lo que arroja un promedio de unas 200 denuncias diarias. En octubre pasado se sancionó una Ley que castiga el feminicidio hasta con 30 años de cárcel en Panamá, donde en lo que va de año se han reportado 20 muertes violentas.

Según estadísticas oficiales, en 2011 63 de cada 100 mujeres mexicanas de quince años o más experimentó al menos un acto de violencia de cualquier tipo, emocional, física, sexual, económica o de discriminación.