América Latina celebra "histórico" acercamiento Cuba-EU

La noticia de la normalización de las relaciones Washington-La Habana dominó hoy la cumbre del Mercosur en la ciudad argentina de Paraná, donde recibió elogios de mandatarios como Maduro y Rousseff.

Paraná, Washington

"Estamos viviendo un día histórico", dijo el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien al igual que la mayoría de los mandatarios latinoamericanos celebró hoy la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Reunido junto a los presidentes del Mercosur en una cumbre en la ciudad argentina de Paraná, el mandatario venezolano elogió al presidente estadunidense, Barack Obama, un hecho inusual. "El gesto de Obama (es) de valentía y necesario en la historia, da un paso sin precedentes", dijo. El acercamiento diplomático entre Cuba y Estados se robó la atención de la 47 cumbre del bloque sudamericano.

La Habana mantiene una gran dependencia económica de Caracas, sobre todo en materia energética, por lo que la diversificación de las relaciones comerciales de Cuba que podría traer la normalización del vínculo con Estados Unidos es de gran interés para Venezuela, sumida en una grave crisis económica.

También presente en Paraná, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se declaró "feliz" por la novedad, a la que consideró "un hito en las relaciones" de las Américas. "Creo que esto es un hito en las relaciones de nuestra región, pero sobre todo del mundo", añadió Rousseff, una ex guerrillera de izquierda reelecta en octubre para un segundo mandato.

"Felicito al presidente Raúl Castro y al presidente (Barack) Obama por estas dos confluencias de intereses. Y también al papa Francisco, que parece haber sido, por atrás de todo, el gran factor de aproximación", añadió la mandataria, que asumió hoy la presidencia pro-témpore del Mercosur.

México celebra anuncio

México, uno de los pocos países latinoamericanos que nunca rompió relaciones diplomáticas con Cuba, ni siquiera en el período de mayor aislamiento de la isla, celebró también el anuncio.

"México reconoce esta decisión histórica (...) porque México invariablemente ha respaldado a un país hermano del hemisferio como es Cuba para que tenga igualdad de condiciones y los mismos derechos que tienen todos los demás países del hemisferio", declaró el presidente Enrique Peña Nieto.

Su par de Colombia, Juan Manuel Santos, elogió la "audacia y el coraje" de ambos gobiernos y el canciller chileno, Heraldo Muñoz, dijo que era "el inicio del fin de la Guerra Fría en el hemisferio americano".

"Es algo que a la escala latinoamericana es parecido pero del otro lado al muro de Berlín: cayó el bloqueo. Uruguay puso su humilde granito de arena tratando de ayudar a una política que trataba de descongelarse", a "un problema que nos vio envejecer", declaró el presidente de Uruguay José Mujica.

"Los bloqueos comerciales para lo único que han servido en la historia de la humanidad es para hacer pasar mal a los pueblos, pero nunca resolvieron nada", agregó el mandatario.

También el presidente de Ecuador, Rafael Correa, se congratuló por el hecho. "Acercamiento diplomático histórico entre Cuba y EU; cese de fuego indefinido de las FARC. Día de buenas noticias en la Patria Grande (Latinoamérica)", expresó el mandatario socialista a través de su cuenta en Twitter.

Ollanta Humala, presidente de Perú, se refirió a las consecuencias económicas que podría tener la normalización de las relaciones entre Washington y La Habana: habrá un "proceso de apertura comercial que va a beneficiar a la economía cubana".

En un mensaje leído por la portavoz y primera dama Rosario Murillo, el presidente de Nicaragua Daniel Ortega dijo que este acuerdo pone fin "al injusto cautiverio" de tres agentes cubanos y "retoma la ruta racional e inteligente" de las relaciones diplomáticas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "saludó calurosamente" la decisión de Washington y La Habana y les ofreció la ayuda de la ONU. "Las Naciones Unidas están listas para ayudar a estos dos países a desarrollar sus relaciones de buena vecindad", dijo Ban en una conferencia de prensa.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, dijo que las medidas anunciadas hoy son "históricos pasos" y "abren una vía de normalización que ya no tiene vuelta atrás". También pidió al Congreso de Estados Unidos que adopte "las medidas legislativas necesarias para levantar el embargo en contra de Cuba, que aún permanece en vigor".

En su cuenta de Twitter el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, dijo que su país, "saluda liberación de tres ciudadanos cubanos que nunca merecieron la prisión en EU. Felicita a Cuba y USA por acuerdos alcanzados". En Costa Rica el presidente Luis Guillermo Solís consideró que la decisión "abre un nuevo momento en el diálogo de Estados Unidos con América Latina".

"Esas relaciones fueron por muchos años ineficaces y han afectado por muchos años a muchas familias. Es una noticia muy positiva", declaró Solís. Por su parte el vicepresidente salvadoreño, Oscar Ortiz, destacó la necesidad de que las discusiones entre La Habana y Washington lleven al fin del embargo que pesa sobre Cuba.

El secretariado de la Comunidad del Caribe (Caricom) celebró en un comunicado el restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana, por el que bregó durante años, según recordó. El 8 de diciembre, durante la quinta cumbre Cuba-Caricom, el bloque abogó por la plena integración de la isla comunista al hemisferio y por el cese del bloqueo estadunidense.

El anuncio de hoy "es la señal del comienzo de una nueva era en nuestro hemisferio y demuestra el valor del diálogo para dirimir las diferencias", señala.

Histórica normalización

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su par cubano Raúl Castro dieron hoy un paso histórico hacia la normalización de sus relaciones bilaterales, poniendo fin a más de medio siglo de enfrentamientos.

"He dado instrucciones al secretario (de Estado, John) Kerry para que inicie de inmediato discusiones con Cuba para restablecer relaciones diplomáticas interrumpidas desde enero de 1961", dijo Obama en un discurso desde la Casa Blanca, en el que anunció un alivio del embargo comercial de más de cinco décadas.

"Estados Unidos va a restablecer una embajada en La Habana y altos funcionarios visitarán Cuba", anunció el presidente estadunidense. Exactamente al mismo tiempo, Raúl Castro afirmaba desde La Habana en una conferencia de prensa orquestada: "Hemos acordado el restablecimiento de las relaciones diplomáticas" con Estados Unidos.

La decisión de Obama de cambiar la política hacia Cuba, que según la Casa Blanca "busca renovar el liderazgo en el continente americano", ocurre un año después del histórico apretón de manos entre Obama y Castro en Sudáfrica.

Una nueva era

Obama admitió, con parte de su discurso en español, que "existe una historia difícil entre Estados Unidos y Cuba", pero se dijo dispuesto a iniciar un "nuevo capítulo".

De acuerdo con Obama, "en el cambio más importante de nuestra política en más de 50 años, pondremos punto final a un abordaje obsoleto que por décadas fracasó en defender nuestros intereses, y comenzaremos a normalizar las relaciones entre los dos países".

En su histórico discurso, Obama admitió que el embargo "que ha sido impuesto durante décadas está ahora codificado en la legislación" estadunidense. Pero expresó su confianza de "poder comprometer al Congreso a un debate honesto y serio sobre el levantamiento del embargo". En ese sentido, Castro lamentó que se mantenga el "bloqueo" económico sobre la isla.

Ambos ofrecieron detalles de la llamada telefónica que mantuvieron sin precedentes en más de medio siglo. En esa conversación, dijo Obama, "dejé clara mi convicción de que la sociedad cubana y sus ciudadanos sufren restricciones", pero eso no impidió que los dos dirigentes acuerden pasar la página y normalizar las relaciones bilaterales.

"Se ha podido avanzar en la solución de algunos temas de interés para ambas naciones", dijo el gobernante cubano. A su vez, el vocero de la Casa Blanca, John Earnest, dijo que "no excluiría una visita presidencial", aunque añadió que "no hay nada previsto por el momento".

Reacciones de apoyo a momento "histórico"

El papa Francisco, clave mediador entre Estados Unidos y Cuba, aseguró sentirse "vivamente complacido por esta decisión histórica". "Todo el mundo está contento. Este es un día histórico. Cuba y Estados Unidos son países vecinos, no hay porqué llevarse mal", celebraba en La Habana Amelia Gutiérrez, una empleada bancaria de 28 años.

La mujer -embarazada de siete meses- mostró su alegría porque su hijo "no tendrá que vivir bajo el ambiente de tensión que ha caracterizado las relaciones entre Cuba y Estados Unidos durante los últimos 50 años".

Incluso, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien suele arrojar dardos contra Estados Unidos, afirmó: "El gesto de Obama (es) de valentía y necesario en la historia, da un paso sin precedentes".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, calificó como "históricos" los pasos anunciados por Obama, y recordó que la organización dejó sin efecto la suspensión que había motivado el alejamiento de Cuba de la comunidad regional, en 1962.

En Bruselas, la Unión Europea celebró "un cambio esperado" en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, al tiempo que la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini expresó en un comunicado que "un nuevo muro comenzó a caer". Para la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, los anuncios de la jornada son "un hito en las relaciones de nuestra región".

Y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon adelantó que "las Naciones Unidas están listas para ayudar a estos dos países a desarrollar sus relaciones de buena vecindad".

De acuerdo con la Casa Blanca, el vicepresidente Joe Biden se comunicó hoy telefónicamente con los presidentes Juan Manuel Santos (Colombia) y Enrique Peña Nieto (México), a quienes ofreció detalles de la nueva política estadunidense hacia Cuba. Según la Casa Blanca, Santos y Peña Nieto "aplaudieron" la iniciativa y comprometieron su apoyo.

Intercambio de detenidos

Los anuncios ocurrieron pocas horas después de la decisión de Cuba de liberar al estadunidense Alan Gross, quien había sido condenado a quince años de prisión por espionaje. Washington había insistido que su detención desde 2009 era un obstáculo al acercamiento diplomático.

El mandatario estadunidense saludó la libertad de Gross y dijo que paralelamente Cuba y Estados Unidos acordaron un intercambio de prisioneros, que permitió la liberación de tres agentes cubanos, de un grupo original de cinco, que cumplían pena por espionaje en cárceles estadunidenses.

A cambio, "Cuba hoy liberó a uno de los más importantes agentes de inteligencia que Estados Unidos haya tenido en Cuba y quien ha estado en prisión por casi dos décadas", dijo Obama sin revelar la entidad del agente.