Amenaza Norcorea usar fuerza bélica por resolución de ONU

El documento afirma que las violaciones constituyen crímenes contra la humanidad y quiere que la Asamblea General traslade el asunto a la Corte Penal Internacional (CPI) en la Haya, Holanda.

Tokio

Corea del Norte amenazó con llevar a cabo acciones de represalia contra los países que presentaron una resolución ante las Naciones Unidas (ONU), donde denuncian violaciones de los derechos humanos en el país asiático.

El Tercer Comité de la Asamblea General de la ONU, que se encarga de asuntos relacionados con los derechos humanos, aprobó el pasado martes la resolución, por lo que países como Estados Unidos, Japón y Corea del Sur encabezaron la lista de naciones amenazadas.

El documento afirma que las violaciones constituyen crímenes contra la humanidad y quiere que la Asamblea General traslade el asunto a la Corte Penal Internacional (CPI) en la Haya, Holanda.

La Comisión de Defensa Nacional de Corea del Norte dijo este domingo que los Estados Unidos y sus aliados han intentado desacreditar al país. Afirmó que Japón, que redactó la resolución junto a la Unión Europea, no podrá evitar las duras consecuencias, destacó la cadena de televisión NHK.

La resolución deriva del informe del pasado febrero del comité de investigación de Naciones Unidas sobre derechos humanos en Corea del Norte, el cual documenta graves violaciones en ese tema.

Tras su aprobación en el comité, la resolución que pide medidas apropiadas, inclusive referir el caso a la CPI, debe ser votada por el pleno de la Asamblea General, lo que se espera para diciembre próximo.

Si es aprobada, será turnada al Consejo de Seguridad, máximo órgano de Naciones Unidas y único que puede referir la situación a la CPI, pero donde podría ser vetada por China o Rusia.

El jueves Pyongyang amenazó con llevar a cabo más pruebas nucleares en respuesta a la resolución.

Pyongyang instó al gobierno estadunidense a pedirle disculpas oficialmente y a la ONU a resolver el asunto de manera justa.

Corea del Norte se retiró en 1993 del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNPN), amenazando con llevar a cabo una cuarta prueba nuclear.