Amanece París conmocionado tras el peor ataque terrorista

Se trata de uno de los peores atentados en la historia de Europa y el peor episodio de violencia que ha vivido París desde la Segunda Guerra Mundial.
El asalto más cruento ha ocurrido en la sala de conciertos Le Bataclan, en el centro de París, donde unas 80 personas han perdido la vida.
El asalto más cruento ha ocurrido en la sala de conciertos Le Bataclan, en el centro de París, donde unas 80 personas han perdido la vida. (AFP)

París

La ciudad de París amaneció hoy con fuerte conmoción y bajo el estado de emergencia tras vivir anoche el peor ataque terrorista de la historia de Francia, que ha dejado un balance de al menos 126 muertos y más de 200 heridos, 80 de ellos graves.

El presidente francés François Hollande declaró el estado de emergencia en todo el país tras los hechos que sucedieron después de las 21:00 hora local (20:00 GMT) del viernes en al menos seis escenarios diferentes de París y en torno al Estadio de Francia, en la periferia norte de la capital.

Se trata de uno de los peores atentados en la historia de Europa y el peor episodio de violencia que ha vivido París desde la Segunda Guerra Mundial.

El asalto más cruento ha ocurrido en la sala de conciertos Le Bataclan, en el centro de París, donde unas 80 personas han perdido la vida.

Cuatro terroristas, armados y con cinturones explosivos, irrumpieron a tiros y retuvieron a decenas de personas en el interior del teatro durante horas, antes de que las fuerzas de seguridad asaltaran el recinto.

Los terroristas cometieron una masacre antes de ser abatidos por la policía. Fuentes de seguridad aseguran que hay al menos 80 muertos.

El presidente Hollande y varios miembros del gobierno han visitado después el lugar para conocer el escenario de la masacre.

"Queríamos estar ahí junto a todos aquellos que han vivido estas atrocidades, para decir que no nos van a ganar. Ha sido una barbarie, una atrocidad", dijo Hollande, que garantizó una lucha "implacable" contra el terrorismo.

La fiscalía general de Francia indicó que un total de ocho terroristas murieron, siete de ellos por estallidos suicidas, y uno más abatido por las fuerzas de seguridad.