Alto el fuego del Gobierno y comunistas filipinos previo a negociación de paz

El alto el fuego se produjo después de que el Gobierno de Duterte excarcelara el viernes a dos importantes dirigentes comunistas, Benito y Wilma Tiamzon, a fin de que participen en la cita de Oslo.
Presidente filipino Rodrigo Duterte.
Presidente filipino Rodrigo Duterte. (EFE)

Bangkok

El Gobierno de Filipinas y los rebeldes comunistas que operan en el país han declarado un alto el fuego provisional este sábado como paso previo al inicio mañana en Oslo de una negociación de paz.

"Este alto el fuego continuará el tiempo que sea necesario para garantizar la paz y el éxito de las negociaciones", afirmó en declaraciones a los periodistas Jesús Dureza, consejero del nuevo presidente filipino, Rodrigo Duterte.

El alto el fuego se produjo después de que el Gobierno de Duterte excarcelara el viernes a dos importantes dirigentes comunistas, Benito y Wilma Tiamzon, a fin de que participen en la cita de Oslo.

Hasta 22 rebeldes comunistas filipinos han salido de las cárceles en un movimiento para crear "un clima positivo y de confianza" por parte del Ejecutivo de Duterte y demostrar la disposición de este a encontrar el camino de la paz con los rebeldes.

Una de las razones para que fracasara hace tres años la anterior ronda negociadora fue la negativa del entonces presidente Benigno Aquino (2010-16) a excarcelar a negociadores comunistas.

Ambas partes reanudarán en Oslo el intento de alcanzar un acuerdo de paz con un programa de negociación que la declaración de un alto el fuego permanente, una amnistía para los presos comunistas y la instauración de mecanismos que garanticen el fin de un conflicto armado que en casi medio siglo ha causado más de 30.000 muertos.