Alimentación, de los desafíos más serios para la humanidad: papa Francisco

El Papa dijo que era muy grave que en un tiempo caracterizado por un progreso sin precedentes en diversos campos de la ciencia y una posibilidad cada vez mayor de comunicación, exista un escándalo ...
Archivo Milenio
(AFP)

Ciudad de México

En el Día Mundial de la Alimentación el papa Francisco envió un mensaje director de la FAO, José Graziano da Silva, en el que aseguró es uno de los desafíos más serios para la humanidad, por la trágica condición en la que viven todavía millones de personas hambrientas y malnutridas, entre ellas muchos niños.

Es más grave aún, dijo, que en un tiempo caracterizado por un progreso sin precedentes en diversos campos de la ciencia y una posibilidad cada vez mayor de comunicación, exista un escándalo en el que todavía hay hambre y malnutrición en el mundo.

“Paradójicamente, en un momento en que la globalización permite conocer las situaciones de necesidad en el mundo y multiplicar los intercambios y las relaciones humanas, parece crecer la tendencia al individualismo y al encerrarse en sí mismos, lo que lleva a una cierta actitud de indiferencia a nivel personal, de las instituciones y de los estados”, dijo.

El Santo Padre subrayó la importancia de aunar esfuerzos ante este problema que interpela nuestra conciencia personal y social, para lograr una solución justa y duradera.

“Algo tiene que cambiar en nosotros mismos, en nuestra mentalidad, en nuestras sociedades” dijo, al señalar que un “paso importante es abatir con decisión las barreras del individualismo, del encerrarse en sí mismos, de la esclavitud de la ganancia a toda costa; y esto, no sólo en la dinámica de las relaciones humanas, sino también en la dinámica económica y financiera global”.

Tras reflexionar sobre los sistemas alimentarios sostenibles para la seguridad alimentaria y la nutrición, el Santo Padre invitó a repensar y renovar nuestros sistemas alimentarios desde una perspectiva de la solidaridad.

El Papa alentó a la necesidad de cambiar nuestro estilo de vida, incluido el alimentario, que en tantas áreas del planeta está marcado por el consumismo, el desperdicio y el despilfarro de alimentos, pues según datos de la FAO aproximadamente un tercio de la producción mundial de alimentos no está disponible a causa de pérdidas y derroches cada vez mayores.

El Obispo de Roma hizo hincapié en la importancia de apoyar y proteger a la familia para que eduque a la solidaridad y al respeto, un paso decisivo para caminar hacia una sociedad más equitativa y humana al impulsar la caridad.