Alerta ministro alemán de consecuencias de "avalancha de refugiados"

En su opinión, Alemania es incapaz de afrontar sola la actual situación, que debe resolverse por toda Europa.

Notimex

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, advirtió que existe una avalancha de refugiados y alertó de las consecuencias negativas para Europa de esa ola migratoria.

En su opinión, Alemania, incluso a través de la imposición de controles en las fronteras, es incapaz de afrontar sola la actual situación, que debe resolverse por toda Europa.

En una reunión del Centro para Política Europea la víspera, evitó referirse a medidas para frenar la masiva entrada de refugiados, aunque su partido bávaro CSU apuesta por el endurecimiento de la ley de asilo.

La actual ola migratoria hace mella en la gran coalición alemana de gobierno, que vivió ya su primera crisis de gobierno.

La víspera un portavoz del ministerio del Interior anunció el restablecimiento de la Convención de Dublín en Alemania para los ciudadanos sirios.

Esta norma permite al gobierno la expulsión de los refugiados al país de la UE por el que hayan ingresado a Europa, con la excepción de Grecia.

Trascendió que esa decisión fue tomada por el ministro del Interior, Thomas de Maiziére, por iniciativa propia sin informar a la canciller federal Angela Merkel ni al ministro de Cancillería, Peter Altmaier, coordinador de la política migratoria en la actual crisis.

La decisión, que parece más simbólica que práctica, pretende llevar el mensaje de que la capacidad de acogida de Alemania es limitada para acabar con el efecto llamada que la propia canciller creó a finales de agosto cuando anunció la suspensión del Tratado de Dublín.

Desde que se reanudó la aplicación de esta normativa de carácter europeo, sólo cuatro refugiados han sido expulsados de Alemania y la prensa indica que la medida afectaría a tres por ciento de los solicitantes de asilo.

La convención entró en vigor en septiembre de 1997 en doce países europeos. En 2013 se comenzó a aplicar su tercera versión que ahora rige en los 28 países de la UE y en cuatro asociados que son Islandia, Lichtenstein, Noruega y Suiza.