Nisman no escribió denuncia contra la presidenta: Argentina

El secretario general de la presidencia afirmó que el fiscal era un hombre formado y con experiencia en derecho, por lo que no pudo haber escrito "esa burrada".
Manifestantes exigen que se justicia y que se esclarezca la muerte de Nisman.
Manifestantes exigen justicia y que se esclarezca la muerte de Nisman. (Reuters)

Buenos, Aires, Argentina

El secretario general de la presidencia argentina, Aníbal Fernández aseguró que tiene "totalmente claro" que el fiscal fallecido Alberto Nisman no escribió la denuncia contra la presidenta Cristina Fernández por presunto encubrimiento terrorista, y la calificó como una "burrada".

La acusación redactada por el fiscal Alberto Nisman, que involucra también al canciller Héctor Timerman en un presunto pacto con Irán, debía ser presentada el lunes último en el Congreso, pero el cuerpo del funcionario judicial apareció el domingo sin vida y con una pistola al lado en su departamento de Buenos Aires.

Aunque la principal hipótesis de los investigadores es el suicidio, el escandaloso caso disparó todo tipo de especulaciones entre los argentinos. La misma presidenta Fernández dijo el jueves que está "convencida" de que no fue un suicidio.

"Yo he trabajado mucho con el fiscal Nisman, sé que era un hombre formado y con 'expertise' en el derecho, no puede haber escrito esa burrada. Totalmente claro que no tiene nada que ver con eso", dijo a periodistas Fernández.

"Hay alrededor alguien con intereses de otras características", apuntó a su llegada a la sede del Gobierno, antes de señalar que "primero les servía vivo para presentar la denuncia" y ahora "les sirve muerto".

Además, volvió a definir la denuncia como "absolutamente endeble" y, en concreto, restó valor a las escuchas porque "lo que dicen son cosas que dicen que dijeron terceros" y se trata de informaciones "improbables", difíciles de demostrar, y "que no se pueden juzgar de ninguna manera".

El extenso texto de la denuncia, que se basa en muchas horas de escuchas telefónicas, fue publicado esta semana por la justicia argentina.

El Gobierno dejó entrever en los últimos días que sospecha que la denuncia de Nisman fue impulsada por agentes desplazados del servicio de inteligencia, que también podrían haber estado implicados en su muerte. Algunos funcionarios e investigadores señalaron que podría tratarse de un suicidio instigado.

En la acusación, que el funcionario judicial de 51 años adelantó públicamente la semana pasada, se plantea que Argentina pretendía encubrir a los sospechosos iraníes de planificar el atentado a la mutual argentino-israelí AMIA en 1994, que dejó 85 muertos.

El objetivo del supuesto encubrimiento habría sido aumentar el comercio bilateral con Irán.