Alba exige a EU anular decreto que considera amenaza a Venezuela

La alianza de gobiernos izquierdistas acordó también en su cumbre de Caracas formar un "grupo de facilitadores" fara facilitar una "diplomacia de compromiso" entre Washington y el gobierno de Maduro.
Raul Castro (i), presidente de Cuba, Gaston Brown (c), primer ministro de Antigua y Barbuda, y Nicolás Maduro (d), hoy en la cumbre del ALBA
Raul Castro (i), presidente de Cuba, Gaston Brown (c), primer ministro de Antigua y Barbuda, y Nicolás Maduro (d), hoy en la cumbre del ALBA (AFP)

Caracas

La alianza de gobiernos izquierdistas ALBA reclamó hoy al presidente Barack Obama anular el decreto que considera la situación política de Venezuela una "amenaza inusual y extraordinaria" para la seguridad de Estados Unidos, en una declaración firmada en Caracas.

Asimismo, la cumbre de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) acordó formar un "grupo de facilitadores" de los diferentes organismos de integración latinoamericanos para "facilitar una diplomacia de compromiso" entre los gobiernos de EU y Venezuela.

La declaración final de la cumbre -leída por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, al término del encuentro- acordó la creación de ese grupo de ALBA, Celac, Unasur y Caricom "para aliviar las tensiones y garantizar una resolución amigable", aunque no precisó más detalles de su composición.

"Solicitamos al gobierno de Estados Unidos derogar la orden ejecutiva (que señala a Venezuela como una 'amenaza inusual') por cuanto constituye una amenaza a la soberanía de Venezuela", señala la declaración suscrita en una cumbre extraordinaria del ALBA y que fue leída por el presidente venezolano Nicolás Maduro.

"La hermana República Bolivariana de Venezuela no representa amenaza para ningún país siendo una nación solidaria que ha demostrado su voluntad de cooperar con los pueblos y gobiernos de la región", añade el documento al exigir a Washington que "cese de inmediato el hostigamiento y agresión" contra este país.

La alianza del ALBA, promovida por el ex presidente Hugo Chávez (1999-2013) se reunió de manera extraordinaria para externar su respaldo a Maduro en este nuevo desencuentro con Estados Unidos. Al encuentro asistieron los presidentes de Cuba, Raúl Castro; de Bolivia, Evo Morales; de Nicaragua, Daniel Ortega, entre otros dirigentes del bloque.

Denuncian crisis sanitaria

De otra parte, organizaciones de derechos humanos de Venezuela denunciaron hoy ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) una crisis sanitaria provocada por la escasez de insumos y medicamentos y el mal estado de las instalaciones hospitalarias. "No se ofrece a la población las garantías mínimas de atención a la salud", dijo Luisa Rodríguez, presidenta de Funcamama.

En una audiencia ante la Comisión en Washington, las organizaciones destacaron la grave situación en los centros de salud públicos, de los que depende la mayor parte de la población venezolana.

Feliciano Reyna, de la Acción Solidaria en VIH, enumeró el "deterioro severo de infraestructuras" debido a inundaciones, suspensiones del servicio eléctrico y de agua, hacinamiento, contaminación y la reducción en las camas operativas.

El total de camas en los hospitales se redujo de 31 mil a 22 mil entre 2005 y 2011, dijo, citando cifras de la Organización Panamericana de la Salud. Esa situación, aunada a la inseguridad en los centros de salud, ha provocado un éxodo de médicos especialistas, señaló Reyna.

Pero las clínicas privadas igualmente se han visto afectadas por la escasez generalizada de insumos y medicamentos, y ya muestran señales de saturación de sus servicios por el creciente aflujo de usuarios, según las organizaciones.

María Alejandra Díaz, de la estatal Agencia Venezolana para los Derechos Humanos, resaltó que el desabastecimiento de medicinas es producto de la "guerra económica" contra Venezuela. El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha seguido "protegiendo a los sectores más populares", afirmó.

La escasez de alimentos, medicinas y productos, un mal crónico en Venezuela, se ha agudizado este año y cada vez son más frecuentes las largas y a veces tumultuosas filas al exterior de comercios de todo el país.

Según la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales (AVCH), la escasez de insumos hospitalarios abarca el 80% de los ítems de uso cotidiano e incluso se están reutilizando marcapasos cardíacos donados por familiares de fallecidos.

La complicada situación económica en Venezuela, que cerró 2014 con una inflación de 64%, se ha visto aún más afectada por la caída de los precios del petróleo, en un país que obtiene del crudo 96% de sus divisas y que importa la mayoría de los alimentos y productos que consume.

El gobierno acusa del desabastecimiento a una "guerra económica" alentada por el sector privado y la oposición ligada a grupos conservadores de Estados Unidos y Colombia.