Alan Gross, liberado por “razones humanitarias”

El ex contratista estadunidense llevaba cinco años preso.
Alan Gross, de 65 años, festejó como “un día glorioso” su liberación.
Alan Gross, de 65 años, festejó como “un día glorioso” su liberación. (Saúl Loeb/AFP)

Washington, La Habana

El ex contratista estadunidense Alan Gross agradeció los esfuerzos del presidente Barack Obama y otros para lograr su liberación, tras purgar cinco de los 15 años de cárcel a los que fue condenado en Cuba por cargos de espionaje.

En sus primeras declaraciones luego de llegar a la capital estadunidense, el ex empleado de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (Usaid) se dijo feliz de estar de regreso en su país.

“Este es un día glorioso. Creo que por mucho, este será el mejor Janucá que celebraré en mucho tiempo”, dijo Gross, de 65 años, en alusión a la celebración religiosa judía conocida como el Festival de las Luces.

La Casa Blanca insistió que la liberación del hombre nativo de Maryland (este) fue una decisión unilateral de las autoridades cubanas por razones humanitarias.

Gross se dijo feliz por el anuncio de Obama sobre el restablecimiento de lazos entre ambos países, lo que calificó como una decisión “que cambiará las reglas del juego”.

En tanto, el presidente cubano Raúl Castro recibió, a su llegada a La Habana, a Antonio Guerrero, Gerardo Hernández y Ramón Labañino, los tres agentes cubanos liberados por EU, según imágenes divulgadas por la tv local.

Vestido con su uniforme de general, Castro abrazó varias veces a los tres agentes a su arribo al aeropuerto internacional de La Habana y les dijo: “Orgulloso de ustedes por la resistencia que mostraron, por el valor y el ejemplo que representa eso para todos.

“Dígale al comandante en jefe (Fidel Castro) que aquí estamos para seguir cumpliendo en lo que haga falta”, respondió Guerrero, un ingeniero que purgaba una condena de 22 años de cárcel y cinco años de libertad condicional.

Guerrero, Hernández y Labañino fueron parte de un grupo de cinco agentes detenidos en 1998 y condenados en 2001 por un tribunal de Miami, un bastión del anticastrismo, opuesto al sistema político introducido por Fidel Castro en Cuba tras el triunfo de la revolución de 1959.