Aislan en Canadá un caso sospechoso de ébola

Una persona que regresó de Nigeria, donde ya hay nueve casos, con síntomas de la fiebre causada por el virus, fue aislada en un centro médico cerca de Toronto.
Coulibaly Daouda, jefe del departamento epidemiológico del Instituto Nacional de Salud en Costa de Marfil, enseña un panfleto sobre el ébola
Coulibaly Daouda, jefe del departamento epidemiológico del Instituto Nacional de Salud en Costa de Marfil, enseña un panfleto sobre el ébola (AFP)

Montreal

Una persona que regresó de Nigeria presentando síntomas de la fiebre del Ébola ha sido aislada hoy en un hospital de Canadá, informaron medios locales.

Eileen de Villa, doctora del hospital William Osler de Brampton, cerca de Toronto (Ontario, centro), indicó que esta persona tenía fiebre y otros síntomas idénticos a los observados para casos de esta epidemia que está afectando duramente África Occidental, indicó la cadena de televisión CP24.

La decisión de aislar a este paciente fue tomada por su reciente viaje a Nigeria, donde se confirmaron hoy nueve casos de Ébola. El hospital puso en marcha medidas de control estricto tras la cuarentena del paciente, informó de Villa.

Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó hoy una emergencia de salud pública de "alcance mundial" e instó a la comunidad internacional a movilizarse contra la epidemia de ébola en el oeste de África.

El comité de urgencia de la OMS, que se reunió el miércoles y el jueves en Ginebra, "considera de forma unánime que se dan las condiciones" para declarar "una emergencia de salud pública de alcance mundial", declaró la directora general de la organización, Margaret Chan.

Ante una situación que se agrava, "una respuesta internacional coordinada es esencial para frenar y hacer retroceder la propagación internacional del ébola", agregó el comité.

La epidemia de ébola, que ha dejado desde principios de año al menos 931 muertos entre los más de 1,700 presuntos casos detectados, es la "más importante y la más severa" en cuatro décadas, subrayó Chan.

La OMS no decretó sin embargo la cuarentena en los países afectados -Guinea, Liberia, Sierra Leona y en menor medida Nigeria- para no agravar su situación económica, pero pidió importantes medidas de control en sus puntos de salida.

Este dispositivo de emergencia es el tercero de la OMS después del decretado en 2009 por la epidemia de gripe aviar en Asia, y el pasado mes de mayo por el desarrollo de la poliomielitis en Oriente Medio.

La directora estimó que los países del oeste de África afectados por la epidemia "no pueden hacerle frente por sí mismos" e instó a "la comunidad internacional a aportar el apoyo necesario".

Aunque el comité excluyó imponer restricciones sobre los viajes o el comercio internacional, indicó que los "Estados deben prepararse para detectar y tratar los casos de enfermos" y "facilitar la evacuación de sus ciudadanos, en particular el personal médico, expuestos al ébola".

Tras este anuncio, la Unión Europea calificó de riesgo "muy débil" la propagación del ébola en el continente europeo y subrayó que en el caso, "poco probable", de que el virus alcance el continente europeo, están "preparados para hacerle frente".

Por su parte, el Departamento de Estado de EU recomendó el jueves a los estadunidenses aplazar cualquier viaje "no esencial" a Liberia por el ébola. El comité subraya que los jefes de Estado de los países afectados tienen que decretar el estado de emergencia y "dirigirse personalmente al país para dar información sobre la situación".

Keiji Fukuda, subdirector general de la OMS encargado de la epidemia, explicó que las personas afectadas tienen que quedarse 30 días en cuarentena porque el tiempo de incubación del virus es de 21 días.

Las personas que estén en contacto con los enfermos -excepto el personal médico que tiene indumentaria protectora- no deben viajar, indicó Fukuda, quien pidió además que la tripulación de los vuelos comerciales reciba formación y material médico para protegerse y proteger a los pasajeros.

El comité de la OMS también recomienda a todos los viajeros procedentes de los países afectados que se hagan un chequeo, respondiendo a un cuestionario y tomándose la temperatura, en los aeropuertos, los puertos y los principales puestos fronterizos. En esta línea, Grecia sometía a pruebas hoy a un ciudadano griego, quien acudió por sí mismo a un hospital tras trabajar recientemente en Nigeria, para determinar si padecía la enfermedad.

En Uganda, un pasajero dio negativo en estas pruebas realizadas en el aeropuerto de Entebbe. Dos países en estado de emergencia, Liberia y Sierra Leona, pusieron en cuarentena tres ciudades en la zona contaminada.

Este viernes Nigeria, donde murieron dos personas por el virus del ébola, decidió declarar el estado de emergencia a nivel nacional y confirmó dos nuevos casos, lo que lleva a nueve el número total de casos de ébola en este país. 

El presidente Goodluck Jonathan declaró el estado de urgencia sanitaria algunas horas después de que la OMS decidiera clasificar esta epidemia como emergencia de salud pública de alcance mundial. Así mismo, urgió a sus ciudadanos a evitar aglomeraciones y desbloqueó 11.6 millones para financiar medidas que eviten la propagación del virus.

Europa acogió el jueves a un primer enfermo de ébola repatriado, un misionero español contaminado en Liberia, días después de la repatriación a Estados Unidos de dos pacientes estadunidenses. Una monja que regresó a España con el misionero volvió a dar negativo en las pruebas del ébola.

El virus del Ébola se transmite por contacto directo con sangre, líquidos biológicos o tejidos de personas o animales infectados y provoca una fiebre caracterizada por hemorragias, vómitos y diarreas. Su índice de mortalidad varía entre un 25 y un 90%.