Agente surcoreano niega que se haya espiados a civiles

El empleado del NIS, identificado sólo por su apellido Lim, fue encontrado muerto dentro de un vehículo en un camino de montaña en Yongin, al sur de Seúl.

Seúl

Un agente del Servicio de Inteligencia Nacional (NIS) de Corea del Sur, que apareció muerto la víspera en su automóvil, dejó escrita una nota, en la cual niega que se hayan realizado labores de espionaje contra civiles o entidades públicas.

El sábado pasado, un empleado del NIS, de 45 años de edad, identificado sólo por su apellido, Lim, fue encontrado muerto dentro de un vehículo en un camino de montaña en Yongin, en la provincia de Gyeonggi, al sur de Seúl.

La policía en el distrito suburbano de Yongin al sur de Seúl, señaló que se encontró muerto al hombre por envenenamiento de monóxido de carbono.

Lim dejó una nota de tres páginas, escritas a mano, en el asiento delantero, expresando sus sentimientos hacia su familia, padres y el trabajo, incluidas cuestiones de "interés nacional".

Según los investigadores, dentro del vehículo había un pedazo de carbón quemado, pero no se hallaron signos de que se hubiese forzado la entrada o marcas sospechosas en el cuerpo del difunto, por lo que se supone su suicidio. Este domingo se le efectuará la autopsia.

En un principio, la familia de Lim se opuso a revelar el contenido del testamento, pero un investigador señaló a la agencia de noticias Yonhap que las autoridades persuadieron a la familia para que lo revelara.

Lim insiste en su nota en que el NIS nunca usó el programa de pirateo informático en civiles o nacionales surcoreanos en relación con las eleccionesr.

Añade que había borrado información que podría crear malentendidos sobre sus operaciones de contraterrorismo y encubiertas en Corea del Norte y que esto supuso un error por su parte, pero insiste en que no hay nada por lo que preocuparse.

El NIS señaló que el programa de hackeo permite, a través de la tecnología de Sistema de Control Remoto, manipular y rastrear teléfonos inteligentes y computadoras mediante la instalación de un programa espía.

Kim pidió disculpas a sus colegas y a los altos altos funcionarios del NIS, incluyendo al director Lee Byoung Ho, diciendo que el exceso de celo en hacer su trabajo podría haber creado "la situación de hoy."

El servicio de inteligencia reconoció que había comprado programas capaces de interceptar la comunicación en los dispositivos móviles y las computadoras en el 2012 a una empresa italiana, de Hacking Team.

En la nota, el agente también dijo que él destruyó material de vigilancia sobre la actividad de los agentes de Corea del Norte debido a que los datos habían creado "malentendidos".

Las autoridades de inteligencia enfatizaron que el programa fue utilizado para reforzar las capacidades de guerra cibernética contra Pyongyang y sólo en individuos que viven en el exterior y que mantienen vínculos con ese país.