Aécio Neves confía en un triunfo "avasallador" el domingo

El candidato socialdemócrata a la presidencia de Brasil, al que Lula llamó "hijito de papá", confía en la "ola de deseo de cambio" y acusó a los países vecinos de hacer "la vista gorda" con el ...
Aécio Neves, candidato socialdemócrata a la presidencia de Brasil, con su hija Gabriela (i), hoy en una rueda de prensa en Río de Janeiro
Aécio Neves, candidato socialdemócrata a la presidencia de Brasil, con su hija Gabriela (i), hoy en una rueda de prensa en Río de Janeiro (AFP)

Río de Janeiro

El candidato opositor a la Presidencia de Brasil, Aécio Neves, afirmó hoy que el próximo domingo logrará un triunfo "avasallador" en la segunda vuelta de las elecciones, en las que se enfrenta a la actual mandataria, Dilma Rousseff.

Neves minimizó los resultados de los sondeos de intención de voto divulgados hoy, que indican que Rousseff será reelegida por entre seis y ocho puntos porcentuales de diferencia, y aseguró que una "ola de deseo de cambio muy grande en la sociedad brasileña" propiciará su victoria.

"Estamos asistiendo a un movimiento avasallador en Brasil entero. El sentimiento a favor de un cambio es mucho mayor que el apoyo a una candidatura política", dijo el aspirante socialdemócrata en una rueda de prensa en Río de Janeiro, en la sede de su oficina de campaña, al lado de su hija Gabriela.

Neves comparó el sentimiento de cambio con "una espiral silenciosa" que no aparece reflejada en los sondeos de intención de voto y que propiciará su éxito en los comicios del domingo.

Según una encuesta de Datafolha, una de las empresas demoscópicas más reputadas de Brasil, Rousseff sería reelegida con el 53 % de los votos y Neves, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), obtendría el 47 %.

Otro sondeo, del Instituto Ibope, elevó la distancia entre ambos candidatos a ocho puntos y le atribuyó a la mandataria el 54 % del favoritismo frente al 46 % del opositor. Neves dijo que esas encuestas pueden ser positivas, porque pueden movilizar a los votantes del PSDB "que pensaban que iba a ser fácil".

En la primera vuelta de las elecciones, el 5 de octubre pasado, Rousseff fue la más votada, con un 41.59 % de los votos, frente al 33.55 % de Neves. El opositor pidió a los brasileños que el sábado, en la víspera de las elecciones, salgan a las calles vistiendo ropas con los colores de la bandera brasileña: amarillo, verde, azul y blanco.

Neves acusó también hoy a los países vecinos productores de drogas de "hacer la vista gorda" y "facilitar" el narcotráfico. "Bolivia por ejemplo produce cuatro veces más de (hoja de) coca de lo que consume en sus altiplanos; eso es una señal clara de que no hay una preocupación de esos países", afirmó Neves en una rueda de prensa en la oficina de su campaña en Río de Janeiro.

El líder socialdemócrata, que no citó a otros países vecinos, insinuó que "tal vez" el Gobierno de Rousseff "hace la vista gorda y acepta que eso ocurra". El senador del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) afirmó que, para combatir el narcotráfico, "el primer paso" será "impedir que la droga entre en Brasil de una forma tan facilitada por 'la vista gorda' de los gobiernos de los países que producen esas drogas".

Neves también abogó por controlar las fronteras y "fortalecer" a las Fuerzas Armadas para evitar la entrada de drogas, además de aumentar la presión sobre las bandas de traficantes locales. En su pronunciamiento, Neves también criticó duramente a Rousseff y al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva por el tono de la campaña electoral.

"Es lamentable ver a un ex presidente de la República sujetándose a hacer una campaña sórdida y criminal desde el punto de vista de los ataques", dijo Neves, en alusión a Lula. Lula comparó esta semana a la campaña de Neves con el "nazismo" y hoy durante un mitin en la periferia de Río, llamó al socialdemócrata "hijo de papá".

En un discurso durante un mitin de campaña en Sao Gonzalo, una de las ciudades del área metropolitana de Río de Janeiro, el ex mandatario, antecesor y padrino político de la jefa de Estado, repitió ese calificativo, del que el senador socialdemócrata ya se había quejado.

Aécio Neves "se molestó porque yo dije que era un hijito de papá, pero él se refirió a Dilma (Rousseff) con una grosería típica de hijito de papá", dijo el ex mandatario en su discurso en Sao Gonzalo, segundo mayor colegio electoral del estado de Río de Janeiro.

Lula aseguró que el calificativo de "ligera", con el que el senador socialdemócrata se refirió a Rousseff para acusarla de divulgar informaciones supuestamente falsas, sólo lo usan las personas que tratan de forma despectiva a los empleados domésticos.

"Yo soy hijo de una madre analfabeta que nunca me dejaría que llamase a una Presidenta 'ligera'. Es un comportamiento de alguien que nunca trabajó, que nunca necesitó salario. Su padre era diputado (en Brasilia) y él supuestamente trabajaba (para el gabinete del parlamentario) en Río de Janeiro", agregó.

"¿Será que si Aécio tuviese que enfrentar a un hombre (en las elecciones), sería tan bravo así?", se preguntó al repetir una acusación que el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) viene insinuando en sus propagandas electorales en el sentido de que el líder opositor actúa de forma violenta con las mujeres.

El ex presidente sustituyó en el mitin de PT a Rousseff, que hoy descansó en Río de Janeiro para prepararse para el decisivo debate en televisión que protagonizará el viernes con Neves.

Sin la mandataria disponible para proseguir la campaña a sólo tres días de la segunda vuelta de las presidenciales, el PT convocó a Lula, que aún goza de amplia popularidad entre los electores brasileños y es uno de los líderes más carismáticos del país.

En un recorrido de media hora encima de la carrocería de un camión en Sao Gonzalo por 300 metros, el ex gobernante atrajo a unas dos mil personas, en su mayoría vestidas con el rojo representativo del PT y portando carteles con la figura de Rousseff.

Pese a que en su discurso pidió que los militantes del PT suspendan los ataques personales que vienen caracterizando la campaña electoral, Lula criticó a Neves y a su correligionario en el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y ex presidente Fernando Henrique Cardoso.

El ex mandatario, rodeado por varios dirigentes del PT y aliados, afirmó que el Gobierno de Cardoso "no invirtió en educación porque no quería que los pobres estudiaran".

"Cuando él (Cardoso) asegura que los que votan por Dilma son los desinformados es porque no conoce Brasil. No estamos en el Brasil de su tiempo en el que las personas pasaban hambre. Y ese es el país que ellos aún quieren, en el que la elite no quería que los pobres estudiaran", afirmó.

Según Lula, al PSDB le incomoda que los pobres sean ingenieros en lugar de obreros y que caminen con la cabeza erguida. En los intervalos de los pronunciamientos, los organizadores del mitin reprodujeron música de la campaña de Rousseff, que incluían mensajes con ataques personales al aspirante opositor, al que acusaban de ser un "playboy acomodado" y de haber votado siempre en contra de los intereses de los pobres.

"El día 27 (el lunes después de las elecciones) completo 69 años. A los que les gusto les pido que me den la victoria como regalo", agregó. En la primera vuelta de las elecciones, el 5 de octubre pasado, Rousseff fue la más votada, con un 41.59 % de los votos, frente al 33.55 % de Neves.