Aduana cubana inicia las restricciones a las importaciones personales

La medida, según funcionarios aduanales, busca “proteger el mercado nacional”, básicamente en manos del Estado, pero muchos cubanos se quejan pues “las ofertas en las tiendes son caras, ...
Viajeros procedentes de Estados Unidos y sus acompañantes salen hoy del aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana
Viajeros procedentes de Estados Unidos y sus acompañantes salen hoy del aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana (EFE)

La Habana

La Aduana General de Cuba restringió a partir de hoy la importación personal de artículos variados, desde televisores hasta calzado, luego de varias semanas de incertidumbre y críticas de los isleños, así como de campañas propagandísticas oficiales a favor de la medida.

Funcionarios de la aduana dicen que la disposición está dirigida “a proteger el mercado nacional”, básicamente en manos del Estado, pero muchos cubanos se preguntan por qué afectar esas importaciones cuando “las ofertas en las tiendes son caras, inestables  y de baja calidad”.

En declaraciones al diario oficial Granma,la vice jefa de la aduana Idalmis Rosales dijo que las restricciones son para evitar que “determinadas personas empleen los márgenes de importación no comercial no establecidos hasta ahora, con el propósito de ingresar al país altos volúmenes de mercancías destinadas a la comercialización y el lucro”.

Según indagaciones de MILENIO, tras la reanimación por el gobierno de los mini negocios particulares –eliminados en la isla desde 1968-, se dispararon las importaciones privadas desde Miami, México,  Ecuador y Panamá, a fin de surtir ese incipiente mercado, con ofertas de marca y a más bajo precio que las tiendas estatales.

No obstante, el gobierno prohibió el año pasado los negocios que comercializaban ropa, calzado y artículos de ferretería alegando que no estaban autorizados a ello –ahora las ventas se hacen de casa en casa-,  pero no ha podido elevar la calidad y cantidad de sus ofertas.

De ahí que a partir de hoy, cualquier pasajero tendrá derecho a viajar a la isla con 25 kilogramos de equipaje  (ropa, calzado, perfumería) libres de aduana, y podrá llevar hasta cien kilogramos más de artículos variados, por los que pagaría mil pesos nacionales de derechos de importación.

Ese pago rige solo para los residentes cubanos durante una entrada anual al país, pero a partir de la segunda entrada y para los extranjeros en cualquier viaje el pago es en pesos convertibles, por lo que el costo de importación podría elevarse al equivalente a unos mil dólares.

Hasta hoy, por ejemplo, cualquier viajero podía ingresar al país con 40 pantalones de hombre e igual número de mujer, pero a partir de hoy solo se autorizan diez por cada caso.

Antes de la restricción, un televisor Sony –Bravia  (plasma) de 32 pulgadas , ensamblado en México en 2013, e importado por particulares  se vendía en el equivalente a 500 dólares, pero en las tiendas estatales otras marcas menos reconocidas rondan los 600 o 700 dólares.