Acusan de intento de asesinato a bebé paquistaní

Muhammad Yasin, abuelo del pequeño, comentó: "ni siquiera sabe tomar el biberón correctamente, ¿cómo puede tirarle piedras a la policía?"
Musa Khan, en brazos de su pariente, lloró mientras le tomaban las huellas dactilares.
Musa Khan, en brazos de su pariente, lloró mientras le tomaban las huellas dactilares. (AFP)

En Pakistán, diversos medios de comunicación locales difundieron la historia de un bebé, con apenas nueve meses y medio de edad, que fue acusado de intento de asesinato en la ciudad de Lahore, región de Punjab.

Según la agencia Reuters, el pequeño Musa Khan fue acusado, junto con otros cuatro adultos, de lanzar piedras contra un equipo de empleados de la compañía de gas acompañado de policías, que llegó al humilde barrio en las afueras de la ciudad de Lahore a investigar la manipulación de los medidores del suministro y desconectar el servicio a quienes no lo habían pagado.

La semana pasada el niño debió comparecer ante un tribunal que lo dejó libre bajo fianza.

En las fotografías distribuidas por la agencia de noticias AFP se puede ver cómo, mientras le tomaban las huellas dactilares, el niño lloraba y debieron consolarlo dándole de tomar leche con un biberón.

La periodista de la BBC en Lahore, Saba Eitizaz, aseguró que la defensa de la familia le dijo al tribunal que el niño tiene nueve meses y medio de edad.

Eitizaz explica que en las familias de bajos recursos en el país es común no registrar a los niños al nacer y que ello puede dar lugar a que no se sepa con exactitud la edad de un menor.

El incidente ocurrió a principios de febrero y quienes viven en la zona aseguraron que los implicados no agredieron a los empleados con piedras, que únicamente realizaron una protesta pacífica.

Incapaz de agredir

"Ni siquiera sabe tomar el biberón correctamente, ¿cómo puede tirarle piedras a la policía?", señaló una vez fuera del tribunal Muhammad Yasin, el abuelo del pequeño, informó el diario estadunidense The New York Times.

Mientras sus familiares daban declaraciones a la prensa, él, en brazos, intentaba tomar los micrófonos de los periodistas.

Su familia declaró hace dos días al diario británico The Guardian que lo mantienen escondido porque están bajo presión de la policía y que consideran que se están enfrentando a una humillación nacional por el incidente.

El bebé debe comparecer nuevamente el sábado 12 de abril, pero sus familiares dijeron a la prensa que no era seguro que lo llevaran nuevamente al tribunal.

"Tuvimos que trasladarnos a un lugar secreto, porque somos pobres y la policía está poniendo una presión enorme sobre nosotros para manipular el caso", comentó el abuelo.

Los críticos del sistema judicial de ese país, explicó el diario paquistaní The Nation, piden que los cargos sean levantados, y además aseguran que los policías, mal entrenados y mal pagados, con frecuencia son acusados de corrupción y abusos.

El jefe del gobierno de la región de Punjab, Muhammad Shahbaz Sharif, pidió una aclaración al inspector provincial de la policía y exigió "medidas severas" contra los funcionarios que registraron el caso.

Suspenden al policía

"El policía Kashif Muhamad fue suspendido por haber involucrado a un bebé de nueve meses en tentativa de asesinato y provocado su comparecencia ante un tribunal", anunció el abogado de la familia.

El oficial calificó en su informe policiaco como intento de asesinato las presuntas agresiones (lanzar piedras), lo que provocó la comparecencia ante el juez de una treintena de personas, incluido el bebé.

"Todo el mundo en el tribunal se preguntaba: ¿cómo puede estar implicado en este tipo de caso judicial un niño tan pequeño? ¿Qué tipo de policía tenemos?", declaró el abuelo después de la audiencia, que daba el biberón a su nieto al tiempo que contestaba a las preguntas de los periodistas en una rueda de prensa.

El juez ordenó la suspensión del policía en cuestión y la liberación del bebé; sin embargo, el menor tiene que volver a comparecer el sábado.

"El tribunal debería simplemente haber absuelto al niño porque la edad mínima de responsabilidad criminal es de siete años", declaró Chaudhry Irfan Sadiq, abogado de la familia. Además, Pakistán elevó la edad mínima para juzgar una persona por crimen el año pasado de siete a doce años, salvo en los casos de terrorismo.

El caso "expone a plena luz del día la incompetencia de nuestra policía y la forma en la que funciona", declaró el abogado de la familia.