Acusan a W. Bush de manipular información

Líder de comité de la Cámara alta presenta datos que evidenciarían que la administración del republicano engañó para vincular a Irak con el 11-S.
John Brennan, director de la CIA, compareció ayer en una inusual conferencia de prensa.
John Brennan, director de la CIA, compareció ayer en una inusual conferencia de prensa. (Pablo Martínez Monsivaís/AP)

Washington

El presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado proporcionó ayer nueva información que, aseguró, evidencia que el gobierno del presidente George W. Bush engañó a la nación en el periodo previo a la invasión y guerra en Irak.

En un discurso ante el pleno de la Cámara alta, el senador demócrata Carl Levin citó un cablegrama de 2003 de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EU  que advierte a funcionarios del gobierno de Bush (2000-2008) que no se refieran a afirmaciones de que Mohamed Atta —el hombre que encabezó el secuestro de los aviones utilizados en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001— se reunió con un funcionario iraquí de inteligencia en la República Checa, previo a los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono.

 Levin asegura que funcionarios de Bush usaron la reunión no confirmada para ligar a Irak con los ataques y justificar la invasión estadunidense a ese país (2003-2011).

“Hubo una campaña acordada por parte del gobierno de Bush para vincular a Irak con el horror de los ataques del 11-S  en la opinión pública. La campaña tuvo éxito”, dijo Levin, y citó encuestas de opinión de esa fecha que muestran que muchos estadunidenses creían que el entonces dictador iraquí Sadam Husein —ex informante de la CIA— estuvo involucrado en los ataques. “Por supuesto, las conexiones entre Sadam y el 11 de septiembre o Al Qaeda eran ficción”.

Levin aludió a la presentación el 9 de diciembre de 2001 del vicepresidente Dick Cheney en el programa de televisión Meet the Press. Cheney dijo: “Está bastante bien confirmado que él (Atta) fue a Praga y se reunió con un funcionario de alto rango del servicio de inteligencia iraquí en Checoslovaquia en abril pasado, varios meses antes del ataque”.

Levin dio a conocer una carta que recibió a inicios de este año del director de la CIA, John Brennan donde éste ofrece declarar sobre el cablegrama: “No existe un solo USG (miembro de contraterrorismo de EU) o experto del FBI que haya dicho que tienen evidencia o conocimiento de que (Atta) ciertamente estuvo en Praga. De hecho, el análisis ha sido más bien lo contrario”.

Las declaraciones de Levin coincidieron ayer con la respuesta de Brennan a un informe del Senado sobre torturas aplicadas por la CIA a sospechosos de terrorismo, las cuales, dijo, fueron “aborrecibles”.

 No obstante, Brennan aseguró que la agencia “hizo muchas cosas bien” en una época en que no había “respuestas fáciles”.

A su vez, Cheney dijo que el informe del Senado sobre el uso de la tortura está “lleno de mierda. Creo que este informe es terrible. Y me parece muy deficiente”, declaró la noche del miércoles al canal Fox News. Cheney fue vicepresidente durante el doble mandato de Bush.

 “¿Qué se supone que deberíamos hacer (con Jaled Sheij Mohamed, presunto cerebro de los atentados del 11 de septiembre)? ¿Besarlo en ambas mejillas y decirle: ‘Por favor, por favor, ¿nos dices lo que sabes?’ Por supuesto que no”.

GROSS POR BLOQUEO: CLINTON

El ex presidente demócrata William Clinton declaró ayer que Washington podría estar “en camino” de terminar el embargo comercial a Cuba, si el gobierno de la isla libera al contratista estadunidense Alan Gross.

“Creo que estaríamos en camino a hacerlo si liberaran a Alan Gross”, dijo al diario Miami Herald en alusión al contratista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). Clinton concedió la entrevista durante una conferencia sobre el Futuro de las Américas en la Universidad de Miami.

“Es realmente absurdo permitir lo que es claramente un encarcelamiento cuestionable y poner en peligro todo el futuro de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba”, apuntó.

Gross, 63 años, viajó a Cuba como subcontratista de la Usaid. Fue arrestado en diciembre de 2009 por introducir equipos de comunicación para opositores en la isla. En 2011 fue sentenciado a 15 años de cárcel, acusado de atentar contra la seguridad del Estado cubano. (Notimex/Miami)