Acuerdos con Teherán: negociación contrarreloj

Los cancilleres del grupo 5+1 buscan alcanzar a más tardar el martes un pacto con Irán en torno a su programa nuclear.
El secretario de Estado de EU (izq.), John Kerry, habla con su par iraní, Mohamad Javad Zarif.
El secretario de Estado de EU (izq.), John Kerry, habla con su par iraní, Mohamad Javad Zarif. (Brendan Smialowski/EFE)

Suiza

Los diplomáticos reunidos en Lausana quieren llegar a un acuerdo político sobre el programa nuclear iraní, pero la incertidumbre sobre el éxito de las negociaciones persiste a pocos días de que termine el plazo para alcanzarlo.

“Las negociaciones son muy duras y complicadas, y hay altibajos”, resumió el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, en declaraciones a los periodistas antes de retomar las negociaciones ayer por la mañana.

Las delegaciones, tanto de Estados Unidos como de Irán, conducidas por el secretario de Estado, John Kerry, y por el propio Zarif, retomaron a media mañana de ayer el diálogo, tras varias horas de conversaciones la víspera.

A solo unos días de la fecha fijada para llegar a un acuerdo de principio sobre este asunto tan delicado, los cancilleres de las otras grandes potencias empezaron a anunciar su llegada este fin de semana a la ciudad suiza de Lausana.

El francés Laurent Fabius llegará hoy por la mañana y su par británico, Philip Hammond, lo hará “este fin de semana”.

“Éste es el momento, junto con nuestros principales aliados, de aprovechar el impulso precedente, de presionar a Irán en los puntos donde las divergencias persisten y de forzar para obtener un acuerdo” de principio, declaró el jueves Hammond.

Los ministros de Rusia, China y Alemania no habían confirmado anoche su llegada.

En la sede de la ONU en Nueva York, Fabius expresó ante la prensa que un acuerdo sobre el programa nuclear iraní es “posible”, pero Teherán debe hacer “esfuerzos adicionales”.

“Deseamos alcanzar un acuerdo, y es posible, pero se necesitan progresos adicionales (...) esfuerzos adicionales de parte de nuestros socios iraníes”, explicó Fabius.

“Todo el mundo quiere. Pero no se trata de un juego, no vamos a terminar esta historia con un acuerdo vago que se rompería desde el momento en que nos diéramos la vuelta”, subraya un diplomático occidental, recordando que deben establecerse unos parámetros lo más precisos posible sobre los puntos clave: el enriquecimiento de uranio, la duración del acuerdo, el levantamiento de sanciones...

Teherán y las potencias del 5+1 (EU, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China y Alemania) negocian desde hace año y medio para alcanzar un acuerdo sobre el programa nuclear iraní, que ha tensado las relaciones internacionales desde el principio del presente siglo.

La comunidad internacional quiere asegurarse de que Irán no se dotará jamás de la bomba atómica, controlando estrechamente su programa nuclear, a cambio de un levantamiento de las sanciones que asfixian al país persa.

Un acuerdo provisional firmado en noviembre de 2013 fue prorrogado ya dos veces, y los negociadores se han fijado como fecha límite el 31 de marzo para alcanzar un acuerdo político, previo al texto completo con todos los detalles técnicos que debería fijarse antes del 30 de junio.

“Creemos que un acuerdo es posible, pero en qué momento es otra historia. Nuestra sensación es que verdaderamente podremos llegar a un acuerdo pero esto requiere la voluntad política de la otra parte”, declaró Zarif.

El presidente iraní, Hasan Rohani, lanzó el jueves una ofensiva diplomática excepcional ante los dirigentes de las grandes potencias para impulsar un acuerdo, reiterando una de las exigencias ineludibles de su país: “La anulación total de las sanciones” estadunidenses, europeas y sobre todo de la ONU, a las que Teherán está sometido desde 2006.

Rohani llamó uno por uno a los mandatarios de Francia, François Hollande; Rusia, Vladímir Putin; China, Xi Jinping, y al primer ministro británico, David Cameron. Además, envió una carta a todos los dirigentes del grupo de los 5+1, incluido el presidente estadunidense, Barack Obama.

Pareciendo anticiparse a la probabilidad de un acuerdo, los senadores estadunidenses aprobaron el jueves por unanimidad una medida no vinculante para el restablecimiento inmediato de las sanciones contra Irán si éste viola cualquier acuerdo sobre su programa nuclear.