Acercamiento Cuba-EU no modifica Posición Común: Rajoy

Aunque calificó de "esperanzador" el cambio de rumbo, el mandatario español reiteró la exigencia de democracia a La Habana, mientras el ex canciller Moratinos pidió acabar con el veto de la ...
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, en la conferencia de prensa hoy en Bruselas
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, en la conferencia de prensa hoy en Bruselas (AFP)

Madrid,Bruselas

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, calificó hoy como "esperanzador" el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, un hecho de "trascendencia histórica" que sin embargo no modifica la Posición Común que rige las relaciones de la Unión Europea con la isla caribeña.

"Sin duda es un hecho de trascendencia histórica" y la UE quiso "destacar el carácter esperanzador de la nueva situación creada", dijo Rajoy en una conferencia de prensa al término de una cumbre de mandatarios del bloque en la que "presentó una valoración" a los anuncios del miercóles en La Habana y Washington.

"Hemos coincidido en que el futuro del pueblo cubano se construirá sobre la base de la democracia y los derechos humanos", añadió, subrayando que ese era el "espíritu que inspira la apertura de las negociaciones" entre Bruselas y La Habana de "un nuevo acuerdo de diálogo político y de cooperación".

La UE lanzó en febrero un proceso de normalización de sus relaciones con Cuba, suspendidas durante diez años, para alentar al régimen comunista a proseguir sus reformas. En abril ambas partes comenzaron la negociación para suscribir un acuerdo de diálogo político y cooperación.

Los enviados de La Habana y Bruselas se reunieron en dos ocasiones y debían volver a hacerlo en enero, pero el encuentro fue pospuesto a pedido de primera, apenas unos días después de una visita a la isla del canciller español, José Manuel García Margallo, en donde pidió un "ritmo más rápido" en las reformas del gobierno cubano y que ratifique pactos internacionales de derechos humanos.

La firma de este acuerdo permitiría derogar la "Posición Común" europea de 1996, que la UE asumió a propuesta del entonces gobierno conservador español de José María Aznar, que condiciona la cooperación a avances en materia de derechos humanos y libertades individuales en la isla.

Durante la conferencia de prensa, Rajoy fue interrogado sobre la posibilidad de que su gobierno impulsara dentro de la UE el abandono de la Posición Común, tal como lo hizo Aznar hace casi 20 años cuando instó a sus pares a endurecer la posición con el régimen comunista.

"Llevamos tiempo trabajando este asunto", aseguró Rajoy, aunque añadió que verían "cómo evolucionan los acontecimientos y cómo se van produciendo las cosas", destacando que "el objetivo" es "una mejora en las condiciones de vida del pueblo cubano (...) en términos de democracia y de derechos humanos"

Acabar con veto, pide Moratinos

El exministro de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, celebró el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y subrayó que ahora toca a la Unión Europea (UE) terminar con la llamada “posición común”, es decir, el veto del  organismo contra la isla desde 1996 y que tuvo en el ex presidente español José María Aznar a uno de sus máximos impulsores.

“Lo que ahora debemos hacer los europeos, la Unión Europea, es terminar con ese anacronismo que es la llamada ‘posición común’, que no tiene ningún sentido y que ha quedado en evidencia tras el anuncio de Barack Obama”, aseguró ayer Moratinos, una de las voces más autorizadas en el país respecto al tema de política exterior.

Moratinos recordó que apenas la pasada primavera la UE ofreció a La Habana la negociación de un acuerdo de asociación, tras la “posición común” como respuesta a una ola de detenciones arbitrarias de disidentes políticos pacíficos se pasó a la actual negociación pero de forma muy lenta.

Las relaciones de la UE con Cuba son diversas y cada uno de los 28 países tiene su propia política bilateral. En cuanto a España, el gobierno de Mariano Rajoy optó por no imponer un nuevo giro de 180 grados en las relaciones con la Isla y desde el principio el ministro de Exteriores José Manuel García-Margallo apostó por dejar las puertas abiertas a una normalización.

En cualquier caso, Moratinos señaló que el acuerdo anunciado tanto por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el mandatario cubano, Raúl Castro, es una noticia que ha tardado mucho en llegar pero que todos estaban esperando.

“Es una gran noticia que todos esperábamos y que tenía que llegar. Se trata de la reconciliación entre dos grandes naciones como son Cuba y Estados Unidos, dos países vecinos que vivían de espaldas desde 1961”.

El ex ministro socialista recordó que “desde hace tiempo, todos señalábamos que tenían que retomar el camino del diálogo y la cooperación, que es el único camino con el que se resuelven las diferencias, basado en el respeto mutuo y buscando lo mejor para los ciudadanos de ambos países. Eso es lo que intentamos hacer en la época del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, desde luego que todos debemos felicitar a los dos países y al Vaticano, que hizo mucho en la realización de este acuerdo”.

Indicó que España ha sido uno de los países que más ha aportado por el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y fue más allá al señalar que España fue el que “marcó el camino”, a través de la UE.

“España debe sentirse satisfecha porque fue la que marcó el camino, pero el tiempo pasa rápido y la gente tiene poca memoria porque hay que recordar que España en el año 2007-2008 ya buscó el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, y ese es el camino del que se habló en la Unión Europea y es lo que luego ha ayudado a Estados Unidos a tomar esta decisión, de darse cuenta que el aislamiento y la política de embargo y bloqueo no tenía ningún resultado”.

Respecto a la falta de apoyo de muchos republicanos por la histórica decisión de Obama, el ex jefe de la política exterior española subrayó que se trata de una “minoría” ya que en general tanto republicanos y demócratas estaban de acuerdo con el restablecimiento de las relaciones Estados Unidos-Cuba.

“Son voces minoritarias, ha habido encuestas de ambos partidos (republicanos y demócratas) que señalan que ambos eran favorables a retomar la relación; ahora lo que hace falta es iniciar el proceso de normalización”.