Abren colegios electorales para comicios en Estonia

La campaña electoral en el país se ha centrado en la economía nacional y en concreto en los distintos planes para articular una reforma tributaria que beneficie a las clases bajas.

Riga

Los colegios electorales de Estonia abrieron hoy sus puertas para los comicios parlamentarios, en los que se van a repartir los 101 escaños de la Cámara Baja.

Los electores podrán acudir a las urnas hasta 20.00 hora local (18.00 GMT), hora de cierre de los colegios.

El gobernante Partido Reformista de Estonia y el opositor Partido Centrista se encuentran muy igualados en los sondeos de intención de voto, tras una campaña dominada por la economía y la crisis de Ucrania.

Las últimas encuestas, publicadas el viernes, dan la victoria a los liberales reformistas del actual primer ministro, Taavi Roivas, con un 26,3 % de los votos, seguido de cerca por el mayor partido de la oposición, el Centrista, con un 21,5 % de los escrutinios.

En tercer lugar quedaría, según el instituto demoscópico TNS Emor, el Partido Socialdemócrata, actual socio minoritario en el Ejecutivo de Roivas, con un 19,4 % de las papeletas.

Sin embargo, otras encuestas que han empleado métodos diferentes en los últimos días han dado la victoria al Partido Centrista.

Un total de 176,491 personas ya han votado a través de internet, lo que supone alrededor del 19 % de los estonios con derecho de voto.

La campaña electoral en Estonia se ha centrado en la economía nacional y en concreto en los distintos planes para articular una reforma tributaria que beneficie a las clases bajas.

Por otra parte, los principales partidos han mostrado un amplio consenso en materia de defensa y política de seguridad, en un país donde la gran mayoría ve con temor el desarrollo de la crisis en Ucrania y la creciente actividad militar rusa en el Báltico.

No obstante, el Partido Centrista, liderado por el alcalde de Tallín, Edgar Savisaar, ha sido criticado por sus lazos con Rusia Unida, la formación política del presidente ruso, Vladímir Putin.

Estonia, Letonia y Lituania recuperaron su independencia tras el colapso de la Unión Soviética en 1991.

Los tres países bálticos se independizaron en 1918 del Imperio ruso, pero fueron ocupados por el Ejército Rojo en 1940 y, entre 1941 y 1945, por las tropas nazis, para caer bajo el dominio soviético al finalizar la II Guerra Mundial.