Aborto y educación sexual, en la mesa de comisión de la ONU

Durante la 47 sesión de la Comisión de Población y Desarrollo de Naciones Unidas, realizada en Nueva York, se llamó a brindar protección a la familia que reconoció como base de la sociedad.

Ciudad de México

En la Comisión de Población y Desarrollo (CPD) de Naciones Unidas se acordó el soberano derecho de cada país para implementar las recomendaciones de esta comisión, se negó el uso del aborto como método de planificación familiar; confirmó la tutela de los padres en la educación sexual y reproductiva de los adolescentes; reconoció a la familia como base de la sociedad y llamó a brindarle protección integral.

Al concluir la 47 Sesión de la CPD realizada en Nueva York se estableció que través de servicios de planificación familiar ampliados y mejorados se puede reducir el recurso al aborto.

Mario Romo quien integró la delegación mexicana y pertenece a Red Familia, en entrevista con Milenio, comentó que es "un documento mesurado", mantiene en el discurso en el caso de la educación sexual el respeto a los padres de familia.

El Centro de Estudios y Formación Integral para la Mujer de Quintana Roo y Red Familia informaron que el texto final, instó a los gobiernos y a la comunidad internacional a prestar atención a las áreas de déficit en la ejecución del Plan de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD) entre éstas la eliminación de la morbilidad y mortalidad materna, mediante el fortalecimiento de los sistemas de salud, acceso universal y equitativo a servicios de calidad e integrales de salud sexual y reproductiva.

Luego de más de 19 horas de negociación en el último día de trabajos, durante la madrugada de este sábado, se acordó el documento final que incorpora las observaciones de los delegados de los 47 Estados Miembros.

Principales recomendaciones y propuestas de la resolución emanadas de la reunión, fueron: reconocer el derecho al desarrollo como universal e inalienable y que forma parte de los derechos humanos.

La salud es una condición previa para el desarrollo económico y social. Y la salud sexual y reproductiva son fundamentales para la realización de la justicia social.

Y la CDP reafirma el soberano derecho de cada país para implementar las recomendaciones del programa de acción u otras propuestas en la resolución.

También la resolución, se destaca se aplicará al amparo de la legislación y el plan de desarrollo de cada país, con pleno respeto de los diversos valores religiosos y éticos y los antecedentes culturales de su pueblo y de conformidad con los derechos humanos internacionales universalmente reconocidos.

Evita emplear nuevos conceptos que se puedan entender como derechos y lesionen la familia. "Fue adecuado digamos que las asociaciones en pro de la familia esperábamos y se quedo corto en algún párrafo y se le quito el radicalismo que se pretendía imponer desde el inicio".

En texto reconoce los derechos deberes y responsabilidades de los padres y otras personas encargadas legalmente de los adolescentes de impartirle, "en consonancia con la evolución de sus capacidades", adecuada dirección y orientación sexual y reproductiva.

Los países deben garantizar que los programas y las actitudes de los proveedores de cuidados de salud no restrinjan el acceso de adolescentes a los servicios apropiados y la información que necesitan, incluida la sexual y de transmisión de infecciones.

Y en los casos de abuso sexual los servicios prestados deben salvaguardar el derecho de los adolescentes a la privacidad, confidencialidad, respeto y consentimiento informado, respetando los valores culturales y creencias religiosas y que en este contexto, los países deben, en su caso, eliminar las barreras legales, regulatorias y sociales a información sobre salud reproductiva para adolescentes

Se planteó el acceso de los adolescentes y jóvenes a información completa y veraz, así como a educación sobre salud sexual y reproductiva, incluyendo educación integral basada en la evidencia sobre la sexualidad humana.

"Se trata de una real promoción, respeto, protección y cumplimiento de los derechos humanos, especialmente los derechos humanos de las mujeres y las niñas, incluyendo la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos", puntualiza.

Para mejorar la salud materna, la CPD instó a los gobiernos reducir la morbilidad infantil y mortalidad materna y prevenir y atender el tema del VIH / SIDA.

Priorizar atención la salud materna

Para ello urge a fortalecer los sistemas de salud y garantizar que priorizan el acceso universal a información sobre servicios sexuales y reproductivos, incluyendo planificación familiar, atención prenatal, parto y postparto, especialmente la lactancia materna y cuidado de la salud de las mujeres, atención obstétrica de emergencia, prevención y tratamiento adecuado de la infertilidad.

-Refiere la necesidad de proporcionar servicios de calidad para el manejo de complicaciones derivadas del aborto, el acceso a información confiable y asesoramiento para las mujeres que tienen embarazos no deseados, "reduciendo el recurso al aborto a través de servicios de planificación familiar ampliados y mejorados".

En este sentido, garantiza que "sólo en casos en que el aborto no vaya en contra de las leyes locales", el Estado debe proporcionar entrenamiento y equipamiento a proveedores de servicios de salud y otras medidas para asegurar abortos accesibles.

Hace énfasis, empero, que "en ningún caso el aborto debería promoverse como método de planificación familiar, prevención y tratamiento de infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH y otras condiciones de salud reproductiva".

El texto de 8 páginas lamenta que a pesar de los progresos realizados para lograr la plena aplicación del Plan de Acción de la CIPD y el logro de los objetivos de desarrollo del Milenio, las brechas considerables aún existen en la implementación.

Violencia contra la mujer

En este tema se expresó una "profunda preocupación" sobre la omnipresencia de la violencia basada en género, en particular la violencia contra las mujeres y las niñas y reitera la necesidad de intensificar aún más los esfuerzos para prevenir y eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas y prácticas nocivas, como el matrimonio precoz y forzado y la mutilación genital femenina.

En este sentido se reconoce que la violencia contra las mujeres y las niñas son los obstáculos para el logro de su empoderamiento, aunado a la pobreza y la falta de políticas sociales y económicas. La marginación en todos estos procesos sociales puede resultar de su exclusión de los beneficios del desarrollo sostenible y las mantiene en riesgo creciente de violencia.

Por otro lado, en un párrafo incluido de última hora, en las negociaciones cerradas que tuvieron que sacarse del pleno y llevarse por largos periodos en sedes alternas dentro del propio edificio sede de la ONU, la 47CPD reconoce que la familia es la unidad básica de la sociedad.

Como tal, debe fortalecerse, y tiene derecho a recibir una protección integral y apoyo que en diferentes sistemas culturales, políticos y sociales, dice el texto incorporado en momentos en que los delegados presentes daban por hecho que en este rubro no habría novedad alguna.

Otro aspecto incorporado que resultó contrario al impulso de un grupo de naciones, particularmente latinoamericanas es "tomar nota" de los documentos emanados de las Conferencias Regionales sobre población y desarrollo. Admite que aquellos dan directrices específicas para la zona en la que se realice y que adoptó tal resolutivo.

Con ello derribó la insistencia de países como Uruguay y Argentina de pretender hacer de estas conferencias regionales documentos que rijan a nivel global, lo cual era rechazado por los países africanos o el grupo árabe.

Luego de la intervención de más un centenar de representantes de los países miembros (embajadores, funcionarios de alto nivel, integrantes de la sociedad civil) durante las jornadas de negociación, el comité compiló las recomendaciones y exhortos.

Jóvenes, veta del desarrollo.

Un punto aparte mereció el tema de los jóvenes. Reconoció la 47CPD que la actual generación de adolescentes y jóvenes es la más grande que nunca y en todos los países son un recurso importante para los agentes de desarrollo y clave para el cambio social, el impulso económico y la innovación tecnológica.

Por ello exhortó a los gobiernos, organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, apoyar activamente e invertir en aumentar la participación de los jóvenes y en las organizaciones dirigidas por jóvenes y orientada a la juventud.

Pero no se establecieron, lamentablemente políticas para revertir el envejecimiento poblacional impulsar la natalidad en países conde la tasa de reposición se ha desplomado y existen riesgos severos en materia de pensiones y fortalecimiento de la población en edad productiva.