Abogado de infanta Cristina alista estrategia ante acusaciones

Miguel Roca dijo que se reunirá con la hija menor del rey de España para elaborar la estrategia para su defensa contra el delito fiscal y lavado de capitales por los que fue acusada.
El abogado de la infanta Cristina, Miquel Roca, hace declaraciones a la salida de su despacho.
El abogado de la infanta Cristina pidió a la prensa no hacer valoraciones sobre el caso. (EFE)

Madrid

Miquel Roca, abogado de la infanta Cristina, declaró hoy que su clienta no está contenta tras haber sido imputada por el juez del caso Nóos por los delitos de blanqueo de capitales y fiscal. Además, confirmó que en los próximos días se reunirá con la hija menor del rey de España, Juan Carlos de Borbón, para hablar de la estrategia a seguir en su defensa y que no ve "por ninguna parte" enriquecimiento ilícito de su cliente.

Abordado por un grupo de reporteros en las afueras de su despacho, en Barcelona, Roca confirmó que está preparando el recurso contra la imputación de la infanta, cuyo esposo Iñaki Urdangarin también está imputado por varios delitos, además de embolsarse casi 6 millones de euros a través del Instituto Nóos, un organismo que creó juntó con su ex socio Diego Torres.

Sonriente en todo momento, el abogado de la hija del rey insistió en que respeta el auto judicial del juez José Castro y pidió a la prensa no hacer valoraciones a la ligera porque "esto no es un partido de futbol, es una cosa seria en la que están en juego derechos, intereses y valoraciones".

"No lo acabo de ver por ninguna parte", contestó sobre si la infanta pudo enriquecerse ilícitamente, aunque reiteró su respeto por las razones del juez, pero reivindicó el derecho de la defensa a discrepar.

Roca comunicó ayer por la tarde a la Infanta el contenido del auto en que el juez acuerda citarla a declarar como imputada por fraude fiscal y blanqueo de capitales y, confirmó que "es posible" que se reúna con ella en los próximos días, aunque sin precisar dónde tendría lugar ese encuentro.

Se le preguntó cómo se encontraba de ánimo la infanta tras saberse imputada por segunda ocasión y respondió: "intuyo que muy contenta no estará". Además, Roca eludió las preguntas respecto a si la hija del rey está dispuesta a declarar ante el juez. "Eso no es lo que se ventila ahora", sino la discrepancia entre el magistrado y la defensa sobre la condición de imputada de la infanta.

En cuanto a si doña la infanta Cristina puede beneficiarse de un trato de favor, Roca aseguró que esa cuestión "sólo la justicia la puede resolver".

Miquel Roca, además, restó importancia a los sondeos que revelan que la ciudadanía percibe un trato de favor a la infanta en la investigación del desvío de fondos de Nóos, y ha defendido que "las sensaciones y las encuestas siempre ceden ante la justicia".

Juez espera avalar segunda imputación

En tanto que el juez José Castro se presentó en su despacho de los Juzgados de Palma de Mallorca, por primera vez desde que ayer acordara la imputación de la infanta Cristina y, a preguntas de los numerosos reporteros que aguardaban su llegada acerca de la posibilidad de que su auto sea recurrido (como ya sucedió la primera vez que imputó a la hija del rey) y la Audiencia Provincial de Baleares deba pronunciarse al respecto, el magistrado respondió que: "uno hace un auto para que se lo validen".

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma llegó en medio de una nube de cámaras y redactores que le esperaban. Se le preguntó sobre si cree que los abogados de la infanta impugnarán su resolución, el magistrado se ha limitado a contestar "no lo sé, pueden recurrir o no pueden recurrir, pero no estoy en la intención de ellos", manifestó.

En cualquier caso, indicó que por el momento nadie le ha comunicado que vaya a interponer recurso, al tiempo que, respecto a las declaraciones efectuadas por la Casa Real expresando su "respeto" hacia las resoluciones judiciales, el instructor expresó su "respeto también" por estas afirmaciones.

Cabe destacar que contra el auto dictado por el juez se puede interponer un recurso de reforma ante el mismo juzgado en un plazo de tres días, o de apelación ante la Audiencia en cinco.

En caso de declarar ante el magistrado el próximo 8 de marzo, tal y como lo dice el auto judicial, sería la primera vez que un miembro de la Casa Real lo haría.

La imputación de Urdangarin, y ahora de la infanta Cristina, ambos apartados de la agenda de la Casa Real, ha colocado una sombra sobre la continuidad de una institución que suspendió por primera vez en el examen de los ciudadanos cuando se informó de los negocios del yerno del rey.

Un 4.8 en el barómetro del oficialista Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de octubre de 2011 dio el primer aviso. El pasado mayo, última vez que el CIS preguntó por la monarquía española, la nota fue de 3.6.