Abe disuelve cámara baja del parlamento de Japón

El primer ministro conservador japonés disolvió la asamblea legislativa durante una sesión plenaria, pues quiere convocar a elecciones generales anticipadas en diciembre.
Shinzo Abe (d), con el rey Abdulá II de Jordania, antes de su entrevista de hoy en la residencia oficial del primer ministro japonés en Tokio
Shinzo Abe (d), con el rey Abdulá II de Jordania, antes de su entrevista de hoy en la residencia oficial del primer ministro japonés en Tokio (AFP)

Tokio

La cámara baja del parlamento japonés fue oficialmente disuelta este viernes durante una sesión plenaria, por decisión del primer ministro conservador Shinzo Abe, quien quiere provocar elecciones generales anticipadas en diciembre.

"En virtud del artículo siete de la Constitución, la cámara baja queda disuelta", declaró el presidente de esta asamblea, poniendo así término al mandato de 480 diputados, dos años antes del plazo previsto.

"¡Banzai, banzai, banzai!" (larga vida al emperador), exclamaron los parlamentarios mientras levantaban los brazos hacia el cielo, para luego abandonar las bancas del hemiciclo más o menos contentos, ante un Abe impasible.

Dos años después de su llegada al poder y dos antes de la que sería la finalización normal del periodo legislativo, el jefe de gobierno juzgó necesario hacer uso de este poder discrecional que le otorga la Constitución y romper a medio camino el mandato confiado a los 480 diputados, tras haber tomado la "dura decisión" de dar marcha atrás en la aplicación de una ley adoptada en 2012 sobre la evolución del Impuesto al Valor Añadido (IVA) nipón.

En efecto, Abe decidió postergar hasta abril de 2017 un segundo aumento de esta tasa que estaba previsto para octubre de 2015, tras constatar que el primero, vigente desde abril pasado, echó por tierra la recuperación económica que se gestaba desde hacía poco más de un año, cayendo el país de nuevo en recesión.

"Toda decisión relativa al sistema fiscal tiene una fuerte influencia sobre la vida de la gente y debe ser validada por los electores", había justificado Abe en el marco de una conferencia de prensa.

Las elecciones generales deberían tener lugar el 14 o el 21 de diciembre próximo. El número de diputados pasará de 480 a 475, en virtud de una ley de reducción de los escaños. El jefe del gobierno anunció el martes su intención de poner fin al mandato de los diputados dos años después de su llegada al poder y dos antes de su finalización prevista, con el objetivo de consultar a los electores sobre su gestión política y económica.

Abe tomó esta decisión tras haber optado por postergar un segundo aumento del Impuesto al Valor Añadido (IVA). Esto después de constatar que la primera suba en 17 años, que entró en vigencia en abril pasado, echó por tierra la recuperación económica que se gestaba desde hacía poco más de un año, cayendo el país de nuevo en recesión.

"Toda decisión relativa al sistema fiscal tiene una fuerte influencia sobre la vida de la gente y debe ser validada por los electores", justificó Abe en el marco de una conferencia de prensa.

Según una encuesta realizada entre miércoles y jueves por el diario de centro-izquierda Asahi Shimbun, "el 65% (de la población) no comprende el motivo" invocado por el primer ministro. Solamente el 25% dice entender la razón que ha empujado a Abe a querer disolver la cámara baja en la cual cuenta con una cómoda mayoría.