Los escándalos de la monarquía española

Durante su reinado, el rey Juan Carlos tuvo que enfrentar varios escándalos, uno de los más sonados es la investigación por corrupción a su yerno Iñaki Urdangarin.
Rey Juan Carlos cazando elefantes
Rey Juan Carlos cazando elefantes (Foto publicada por la empresa RANN SAFARIS en su sitio web)

Madrid

El reinado de Juan Carlos I de España, quien hoy abdicó al trono a sus 76 años, fue durante décadas un emblema de la democracia española, aunque en los últimos años, se ha visto empañado por los escándalos.

A lo largo de los años, la sencillez del jefe de Estado, aficionado al deporte y discreto en su vida privada, la valió el respeto dentro y fuera de su país.

Sin embargo, en sus últimos años, su imagen no resistió los embates de la crisis económica que, a partir de 2008, frenó súbitamente la prosperidad del país y provocó la desconfianza de los ciudadanos hacia las instituciones.

Desde el matrimonio entre el príncipe heredero Felipe en 2004 con Letizia Ortiz -una plebeya, periodista y divorciada-, hasta la sonada separación en 2007 de su hija mayor, la infanta Elena, con su esposo Jaime de Marichalar, la familia real acumulaba los disgustos.

Pero lo que rompió definitivamente el lazo entre el monarca y sus súbditos fue el caso de la investigación de corrupción a su yerno Iñaki Urdangarin.

Revisamos aquí algunos de los escándalos de la corona española:

La extraña muerte del hermano

Uno de los episodios que marcaron la juventud del rey Juan Carlos fue la muerte de su hermano menor Alfonso, de 15 años, en 1956 en la casa familiar de Portugal.

Según un comunicado, Alfonso murió mientras limpiaba un arma junto a su hermano. Sin embargo, el historiador Paul Preston, en la biografía de 2003 sobre el monarca, dijo que el dedo de Juan Carlos estaba "en el gatillo" cuando se disparó el arma.

El "¿por qué no te callas?" al presidente Hugo Chávez


Uno de los momentos de su reinado que pasaron a la historia fue la airada contestación del soberano al presidente venezolano, Hugo Chávez, en la Cumbre Iberoamericana celebrada en Chile en 2007.

El "¿Por qué no te callas?" que le dirigió al líder venezolano, saliéndose de su tradicional papel institucional, fue objeto de críticas y alabanzas, lo que incluso fue tema de canciones, camisetas y miles de chistes sobre el asunto.

Escándalo de corrupción


La separación de su hija mayor, la infanta Elena, y la muerte de Érika Ortiz, hermana de la princesa Letizia, lo marcaron en el ámbito privado ese año, pero sus peores momentos llegaron a partir de 2009, con la imputación por presunta corrupción de Urdangarin, esposo de su segunda hija.

La imputación del duque de Palma por el presunto desvío de fondos públicos a una fundación sin fines de lucro provocó críticas sin precedentes.

El rey trató de evitar que el escándalo, la primera imputación judicial de un miembro de la familia real, salpicara a la institución, apartando a los duques de Palma de los actos oficiales y afirmando que todos los españoles eran iguales ante la ley.

El 12 de diciembre de 2011 la Casa Real aparta de las actividades oficiales al duque de Palma, Iñaki Urdangarin, por su conducta "no ejemplar", dos años después de ser imputado en el caso de corrupción.

El escándalo afectó en enero de 2014 a la hija menor del rey, la infanta Cristina, quien fue imputada por presuntos fraude fiscal y blanqueo en el caso contra su esposo.

El 24 de diciembre de 2011, el rey afirmó en su discurso de Navidad que "la justicia es igual para todos".

Cacería de elefantes

En abril de 2012, el rey fue el protagonista de un escándalo que causó polémica internacional, luego de que circularan imágenes de él durante una cacería de elefantes en Botswana.

En medio de las condiciones económicas adversas en España, las imágenes circularon por todo el mundo y mostraban al rey con un rifle en la mano, al lado del dueño de la empresa del safari y con un elefante muerto.

Tras el viaje, el monarca tuvo que someterse a una cirugía de una fractura de cadera sufrida en una caída mientras estaba de cacería, lo que enojó a la población debido a que el viaje representaba un alto costo.

Unos días después, el rey Juan Carlos pidió perdón públicamente al salir del hospital: "Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir".

En noviembre 2013, el rey Juan Carlos se somete a la quinta cirugía en los últimos dos años, en los que se ha operado de las dos caderas y se le han implantado prótesis para poder caminar.