ANALISIS: Banco de los BRICS: ¿una ambición por encima de sus medios?

El banco creado recientemente por las potencias emergentes reunidas en Brasil, que tendrá su sede en Shanghai, suscita interrogantes sobre una posible hegemonía china, su coherencia interna y las ...
El presidente chino, Xi Jinping (i), su par brasileña (c), Dilma Rousseff, y el de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, en la cumbre de Brasilia
El presidente chino, Xi Jinping (i), su par brasileña (c), Dilma Rousseff, y el de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, en la cumbre de Brasilia (AFP)

Brasilia

El nuevo banco creado por las potencias emergentes reunidas en Brasil se presenta como una alternativa a instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM), aunque esta ambición se enfrenta a numerosos obstáculos. El banco de los BRICS que reúne a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica tendrá su sede en Shangai y dispondrá de un fondo de reserva de urgencia. Esta "reconfiguración del gobierno económico mundial" suscita interrogantes sobre una posible hegemonía del gobierno de Pekín.

"China no podrá reinar en el banco de los BRICS del mismo modo que los Estados dominan el FMI o el BM. Las fricciones entre China, India y Rusia existen desde hace muchos años", indica David Yang, analista del centro de estudios anglosajón IHS. En Brasil la posición conservadora ha llegado a denunciar la política china como "neo colonialista" y según el experto Tanvi Madan, del Brookling Institute, "India teme una dominación de China sobre el banco y teme su impacto".

La presidenta brasileña, Dilma Roussef, trató de templar los ardores antioccidentales de sus socios asegurando que la nueva institución financiera no significará un alejamiento del FMI y que por el contrario ayudará a "democratizarlo". La agencia china Xinhua saludó la creación como "una alternativa esperada desde hace tiempo".

Por otro lado, el profesor de la Universidad Católica de Rio, Bruno Borges, considera que los BRICS no tienen "coherencia interna". Por esta razón "hasta el momento su campo de acción ha sido general", subraya. Sin embargo, los BRICS, que concentran el 40% de la población y el 20% de las riquezas mundiales, están de acuerdo en la lentitud de las instituciones internacionales a la hora de atribuirles un mayor derecho de voto.

"Existe la idea de que si las instituciones actuales no pueden adaptarse, entonces las potencias emergentes deben crear otras. Pero los BRICS siguen estando fuertemente vinculados a las estructuras existentes", subraya Olivier Stuenkel, experto de la Fundación Getulio Vargas de Sao Paulo. El FMI se ha declarado "encantado" de colaborar con el banco de los BRICS.

Otro de los objetivos de la nueva entidad financiera es centrarse en la economía real y no en la especulación. "El objetivo principal del banco de los BRICS es resolver la falta abismal de financiación para los proyectos de infraestructura", precisa Zhenbo Hou, especialista en el centro de reflexión británico Overseas Development Institute (ODI).

Pero por ahora el capital inicial del banco, 50 mil millones de dólares, parece limitado frente a las necesidades de infraestrcutura de los países emergentes, que según un informe del Banco Mundial superan el billón de dólares. El capital de este banco, cuatro veces inferior al del Banco Mundial, se ha visto limitado por la decisión de que cada país contribuya con la misma cantidad de dinero, medida que incluye a Sudáfrica, el país mas modesto del cónclave.

En cuanto a la dotación del fondo de reserva, que se eleva a cien mil millones de dólares, "es mucho menor que la del FMI con su billón de dólares en préstamos" lo que "limitará su campo de acción a las economías de los BRICS", según un informe del centro Capital Economics basado en Londres.

Por último, la entidad financiera de los emergentes deberá aclarar una condición crucial: los criterios para la concesión de los préstamos. "¿El banco utilizará métodos transparentes para aprobar los préstamos?, ¿utilizará las reglas contables y los estudios financieros internacionales tradicionales?", se interroga Edward Verona, del estudio de negocios estadunidense McLarty Associates.

Según Verona, la competitividad de este banco "depende de ello" ya que si sus criterios son flexibles "tendrá menos problemas para competir con el Banco Mundial y otros bancos de desarrollo regional".