AIEA quiere vigilar instalaciones militares iraníes

La propuesta de la Agencia Internacional de Energía Atómica es considerada por Teherán como un “pedido oficial de espionaje”.
Manifestación de mujeres de Teherán a favor del gobierno.
Manifestación de mujeres de Teherán a favor del gobierno. (Abedin Taherkenareh/EFE)

París

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), encargada de aplicar un eventual acuerdo entre Irán y las grandes potencias, debería tener acceso a todas las instalaciones nucleares de ese país, incluso las militares, asegura su director, Yukiya Amano.

Las inspecciones de sitios sospechosos son posibles, según el Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), que Irán se comprometió a aplicar en caso de que haya acuerdo internacional de aquí a finales de junio sobre su programa nuclear, precisó Amano, de visita en París esta semana.

El tema de las inspecciones, a fin de garantizar el carácter pacífico del programa, es uno de los puntos espinosos de las negociaciones en curso.

La semana pasada el guía supremo de Irán, el ayatola Alí Jamenei, descartó categóricamente la posibilidad de que la AIEA inspecciones sitios militares, lo que un general iraní calificó de "pedido oficial de espionaje".

"Me niego a interpretar esas declaraciones o a especular. La AIEA es una organización técnica y se concentra en los hechos", declaró Amano a la agencia francesa de noticas AFP y al vespertino parisino Le Monde.

"La AIEA tiene el derecho de reclamar el acceso a todos los sitios, incluso los militares", de los más de 120 países que aplican el Protocolo Adicional, recordó el diplomático japonés.

"Hasta ahora Irán no aplica ese protocolo, pero cuando sea el caso, la AIEA pondrá en práctica lo que hizo con los otros países", explicó.

Amano añadió empero que, en la práctica, los inspectores de la organización tienen en cuenta el "aspecto sensible" de ciertas instalaciones.

Irán, cuyo controvertido programa nuclear es motivo de fuertes tensiones diplomáticas desde hace más de una década, negocia trabajosamente con las grandes potencias, por un lado, y con la AIEA, por otro.

Teherán y el grupo llamado 5+1 (Estados Unidos, Gran Bretaña, Rusia, China, Francia y Alemania) esperan llegar a un acuerdo histórico antes de fines de junio. Se trata de garantizar el carácter exclusivamente civil del programa nuclear iraní a cambio de un levantamiento de las sanciones que pesan sobre el país.

A su vez, la AIEA, que se encargará de controlar ese acuerdo, trata de verificar la posible dimensión militar (PMD) de las actividades nucleares de Irán desde antes de 2003, e incluso más allá. Teherán negó siempre que tuviera intención de dotarse del arma nuclear.

Si se firma el acuerdo internacional, la AIEA se encargará de controlar su aplicación y dará cuenta al Consejo de Seguridad de la ONU. "Será la más importante operación de la AIEA" y las necesidades de personal, financiación y material serán consecuentes, advirtió Amano.

El director de la AIEA no dio cifras sobre los costos, pero recordó que la aplicación del acuerdo intermediario alcanzado en noviembre de 2013 por Irán y las grandes potencias representó "un millón de euros adicionales" por mes.