ACNUR insta a Europa a acoger más refugiados sirios

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados denunció la expulsión en la frontera de refugiados sirios en España, Bulgaria, Chipre, Grecia, Albania, Montenegro, Rusia, Serbia y Ucrania.
Mujeres sirias ven pasar a un convoy de la ONU en el campo de refugiados de Zaatari, en Jordania
Mujeres sirias ven pasar a un convoy de la ONU en el campo de refugiados de Zaatari, en Jordania (Reuters)

Ginebra, Beirut

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) instó a los países europeos a acoger más refugiados sirios y a facilitar en especial los procedimientos administrativos de asilo. En un informe publicado hoy, ACNUR pide "encarecidamente a los estados que garanticen el acceso a su territorio con procedimientos de asilo justos y eficaces (...) a los refugiados que huyen del conflicto en Siria".

Asimismo, la agencia de Naciones Unidas denunció la expulsión en la frontera de refugiados sirios en España, Bulgaria, Chipre, Grecia, Albania, Montenegro, Rusia, Serbia y Ucrania. Desde el inicio del conflicto en marzo de 2011 hasta mayo de 2014, 123,600 sirios pidieron asilo en Europa (sin contar Turquía), lo que representa únicamente el 4% de estos refugiados, según este informe.

En total, los países europeos aceptaron la petición de 31,817 sirios en este período, precisó la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming. El 70% de las peticiones se concentran en cinco países: Suecia, Alemania, Bulgaria, Suiza y Holanda. Asimismo, el número de sirios que llegaron a Europa por vía marítima aumentaron en 2013. Italia rescató del mar 11,307 ese mismo año, indicó la agencia de Naciones Unidas.

De otra parte, un millón de personas se ha desplazado a las provincias costeras de Latakia y Tartús, en el oeste de Siria, desde el inicio del conflicto en 2011, lo que ha causado un aumento del 50 por ciento de la población en estas zonas, informó hoy el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

En un comunicado, el organismo destacó que en los últimos meses decenas de miles de desplazados procedentes de Alepo, escenario de combates, han huido a las provincias costeras del Mediterráneo "relativamente más seguras" en busca de refugio temporal. Durante el mes de junio, el CICR, en colaboración con la Media Luna Roja Siria, ha atendido a unas 450 mil personas, entre ellas 160 mil desplazados, en las ciudades de Latakia y Tartús.

El ingeniero especializado en agua del CICR Patric Luisier, que opera en Tartús, dijo en la nota que "los recursos locales son insuficientes y las autoridades luchan para afrontar el último flujo de familias que huyen de Alepo y otras áreas afectadas por la violencia". Según Luisier, muchas familias llegan con muy pocas pertenencias y sus condiciones de vida en la mayoría de los refugios son difíciles. El texto señala que las medicinas y una atención sanitaria adecuada son una de las prioridades.

Latakia y Tartús están consideradas feudos del presidente Bashar al Asad y en ellas vive parte de la minoría alauí, secta a la que permanece el mandatario. Ambas provincias no han vivido la intensidad de los combates de otras partes del país, aunque en los últimos meses el norte de Latakia fue objeto de una ofensiva de los rebeldes, repelida por el régimen.

Al menos dieciocho efectivos progubernamentales murieron hoy en un ataque del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, al pueblo de Al Rahyan, la localidad natal del ministro sirio de Defensa, Fahd Yasem al Freich. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que la organización yihadista y otros grupos afines se hicieron con el control de partes del oeste de esta población, situada en la provincia central de Hama.

El asalto comenzó con un atentado la pasada medianoche perpetrado por un suicida de nacionalidad kuwaití, que fue seguido de choques entre los islamistas y los seguidores del régimen de Bashar al Asad. Según el Observatorio, entre los fallecidos hay tanto miembros del Ejército como de las llamadas Fuerzas de Defensa Nacional, que son milicias civiles prorrégimen.

Las autoridades sirias por el momento no han confirmado esas bajas en sus filas. Más de 171 mil personas han perdido la vida desde el inicio del conflicto en Siria, en marzo de 2011, de acuerdo al último saldo publicado ayer por el Observatorio.