Ucrania recuerda desastre de Chernóbil 30 años después

En la localidad ucraniana de Slavutych, donde se reubicó a muchos de los ex trabajadores de la planta nuclear, se celebró una vigilia anoche y hoy habrá más ceremonias. 

Ucrania

Con flores, velas y lágrimas, Ucrania conmemora el 30 aniversario de la explosión en un reactor de la planta de Chernóbil, que de acuerdo con estimaciones causó miles de muertos y contaminó hasta tres cuartas partes de Europa.

En la localidad ucraniana de Slavutych, donde se reubicó a muchos de los ex trabajadores de la planta nuclear, se celebró una vigilia ayer a la medianoche y hay más ceremonias previstas para este martes.

Ayer por la noche, habitantes de Slavutich, una ciudad a unos 50 kilómetros de la central y construida tras la catástrofe para alojar a sus empleados, llevaron flores y velas al monumento de las víctimas de Chernóbil.

"Treinta años después del accidente de Chernóbil, es crucial llevar a cabo esfuerzos conjuntos, entre Ucrania y la comunidad internacional, para transformar el sitio en un lugar seguro para el medio ambiente", dijo el presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), Suma Chakrabarti.

El recuento final de muertos está sujeto a especulaciones por los efectos a largo plazo de la radiación, pero varía entre los mueve mil estimados por la Organización Mundial de la Salud hasta los posibles 90 mil del grupo ambientalista Greenpeace.

Unas 600 mil personas, a las que se suele llamar los "liquidadores" de Chernóbil, fueron enviadas a luchar contra el fuego y a limpiar la peor parte de la contaminación de la planta. La explosión inicial del reactor mató a al menos 30 personas y expuso a millones más a un nivel de radiación peligroso.

Treinta años después, muchos no pudieron contener las lágrimas al llevar flores y velas a un monumento dedicado a los trabajadores que murieron en la explosión. Algunos de los ex liquidadores sobrevivientes se vistieron con batas y capas blancas para la ceremonia, igual que las que llevaron después del desastre.

Andry Veprev, que trabajó en la planta durante 14 años antes de la explosión y ayudó a limpiar la contaminación, dijo que los recuerdos del caos de 1986 seguían vívidos.

"Estoy orgulloso de aquellos hombres que estuvieron aquí conmigo y que ahora ya no están aquí", dijo.

Lidia Malysheva, una ex empleada de Chernóbil cuya familia fue reubicada de Pripyat a Slavutych, dijo que los recuerdos del desastre están grabados en la mente de los sobrevivientes.

"Cada años venimos aquí y cada año parece que el desastre fue ayer", dijo. "La gente dice que han pasado 30 años, pero no puedo creerlo".

Más tarde se celebrarán actos de recuerdo en el exterior de centrales eléctricas de Chernóbil además de en Bielorrusia y Rusia, países vecinos que también se vieron afectados por la tragedia.