Al menos 15 muertos por explosiones en Afganistán

Dos explosiones de minas en la provincia de Kunduz dejaron al menos cuatro policías heridos.
Dos explosiones de minas en la provincia de Kunduz dejaron al menos 15 muertos.
Dos explosiones de minas en la provincia de Kunduz dejaron al menos 15 muertos. (EFE)

Afganistán

Al menos 15 personas murieron hoy en Afganistán y otras cuatro resultaron heridas, entre policías y miembros de milicias progubernamentales, al explotar dos minas en varias carreteras del norte del país, informaron fuentes oficiales.

En uno de los sucesos murieron 14 miembros de una milicia local y otro resultó herido al explotar una mina al paso del vehículo en que viajaban en el distrito de Khanabad, en la provincia de Kunduz, dijo el gobernador del distrito, Hayatulá Amiri, a la agencia afgana AIP.

Un testigo detalló a AIP que el objetivo de la explosión era un importante miliciano que resultó ileso, Mohamed Omar, y que los fallecidos eran en su mayoría familiares suyos, aunque no supo especificar cuántos.

Previamente, un portavoz de la Policía, Sayed Sarwar Hussaini, había asegurado a Efe que el número de muertos era de siete, pero un recuento posterior elevó el total de milicianos que se hallaban en el vehículo.

En el segundo ataque, que sucedió en el mismo distrito, un policía falleció y otros tres resultaron heridos al explotar una mina al paso del vehículo policial en el que circulaban, afirmó Hussaini.

Un portavoz de los talibanes, Zabihulá Muyahid, reclamó la autoría de la primera explosión y sentenció que los muertos no eran milicianos, sino policías, entre ellos dos comandantes.

La colocación de bombas en carreteras y los ataques suicidas son utilizados habitualmente por los talibanes contra las fuerzas de seguridad afganas e internacionales desplegadas en el país.

Los talibanes afganos anunciaron el pasado 10 de marzo que sabotearán las elecciones presidenciales previstas para el 5 de abril con ataques a colegios electorales, a trabajadores de los comicios y a las fuerzas de seguridad.

En uno de los últimos ataques de envergadura, ocurrido el pasado 28 de marzo, siete personas, entre ellas una niña de 10 años, un conductor y cinco talibanes, murieron en una operación suicida contra una casa de huéspedes de una ONG extranjera en Kabul.

El 20 de marzo, nueve civiles murieron, entre ellos dos niños y varios extranjeros, y otros cuatro resultaron heridos en un ataque contra el Hotel Serena de Kabul, uno de los mejor protegidos de la capital afgana y frecuentado por ciudadanos de otros países.

Este año es el último con presencia de tropas de la OTAN en Afganistán, de acuerdo con un calendario de retirada gradual que concluirá en diciembre próximo, cuando las fuerzas locales asumirán la seguridad en todo el territorio.