Se requiere garantizar el derecho a alimentos

Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, 23.3 por ciento de la población tiene carencias en el acceso a la alimentación.
La Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” asegura que se requiere garantizar el derecho a alimentos.
La Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” asegura que se requiere garantizar el derecho a alimentos. (Archivo)

Pachuca

La Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” se pronunciaron ayer porque las personas y los pueblos tengan acceso físico y económico a los medios necesarios para garantizar su derecho a la alimentación.

México tiene hambre, dijeron.

Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, 23.3 por ciento de la población tiene carencias en el acceso a la alimentación. Los más afectados son menores de 18 años y mayores de 65 años, así como hablantes de una lengua indígena, las más vulnerables.

A pesar de estas cifras, dicen que el gobierno ha sido omiso en crear una política integral en el tema de alimentación, respondiendo con programas y políticas alejadas de los derechos humanos.

Aunado a ello afirman que en los últimos años las corporaciones transnacionales se han apropiado gradualmente de la distribución y comercialización de alimentos procesados, cuyos altos contenidos en azúcares, grasas, aditivos y demás ingredientes son dañinos para la salud.

“Todo esto con el consentimiento de las instituciones encargadas de garantizar una alimentación sana y adecuada. Esto provoca que se incrementen los precios de la canasta básica, y al hacer una correlación entre los ingresos familiares y lo que destinan a alimentarse, entonces el número de personas con hambre se eleva”.

Sobre la producción de alimentos frescos, México necesita reactivar la producción en el campo, pero el Estado ha privilegiado la importación de granos básicos y la introducción de organismos genéticamente modificados que podrían ocasionar daños a la salud de la población.