Se ha perdido el sentido evangélico del Día de Reyes

El significado bíblico de todos estos pasajes, dice, es que Cristo nació para la salvación de todos los hombres. Respecto de los obsequios, oro, mirra e incienso,
Se multiplican por doquier los regalos para los niños.
Se multiplican por doquier los regalos para los niños. (Héctor Mora)

Pachuca

En la actualidad se ha ido perdiendo el sentido bíblico, el mensaje evangélico con motivo del día de Reyes, señala Padre Abraham Martínez Lara, Párroco de Huasca de Ocampo. Al frente de su templo, que durante esta temporada ha albergado el tradicional "nacimiento", reflexiona sobre el significado de la llegada a Belén de estos sabios, Melchor, Gaspar y Baltasar, en busca del recién nacido redentor, y de los obsequios que estos llevaban al niño Dios, según la tradición católica.

"Lo primero que hay que decir es que esta fiesta de los Reyes Magos tiene un sentido bíblico, no es algo imaginario, no es pura fantasía, sino que tiene su base en el evangelio narrado por San Mateo, en el capítulo 2, versículos del 1 al 12" advierte, haciendo referencia a las escrituras que asientan el hecho hasta nuestros días.

El significado bíblico de todos estos pasajes, dice, es que Cristo nació para la salvación de todos los hombres. Respecto de los obsequios, oro, mirra e incienso, "Ya las personas han ido dándole varios simbolismos, pero el oro representa la pureza, significa que a Dios hay que darle lo mejor. Además el oro ilumina, lo que nos da a entender que ese obsequio significa que se le reconocía como Dios".

El plesbítero agrega que "n cuanto a la mirra, significa que también que se le reconoce como hombre, mismo que va a morir como todos los hombres. La mirra es una sustancia que se utilizaba para embalsamar a los muertos. Y finalmente el incienso, signo de purificación, es reconocer a Cristo como verdadero dios. El incienso nos habla de lo eterno, lo divino y lo sobrenatural".

Actualmente, la tradición popular consiste en el consumo de la rosca la noche del 5 de enero. Se multiplican por doquier los regalos para los niños "que se han portado bien", con todos los gastos que esto implica. En opinión de el Padre Abraham Martínez, "se ha perdido el sentido verdadero que tuvo San Mateo al escribir este evangelio, porque él quiso ver la universalidad en el simbolismo, por eso las diferentes características de los Reyes Magos, montados en diversos animales. Los reyes eran de diferentes colores de piel y vestiduras para representar a la humanidad entera".

"Todo eso se ha perdido y ahora solamente queda en que hay que hacer algún regalo, ya no tiene nada que ver con el niño dios, sino que se pone un zapato, se pone algo, se escribe una carta, para que por la noche vengan los reyes y les deje un obsequio. Pero se ha sacado del contexto cristiano, del contexto católico y bíblico" lamenta el sacerdote de Huasca de Ocampo.

Sin embargo, señala optimista que "para poder recuperar el sentido original entre las familias, necesitamos hablar y explicar en las homilías, con las personas que vienen a la misa, darles un estudio más profundo de lo que es la sagrada escritura, y sobre todo cada uno de los evangelios. Mientras no conozcamos más verdaderamente el evangelio, pues va a seguir siendo una tradición mucho muy lejana de lo que debe ser: que Cristo quiere la salvación de todos los hombres, el vino a salvarnos a todos, sean de la raza que sean, hablen el idioma que hablen, vivan en donde vivan".

RECUADRO

La foto tradicional

Sergio Villafuerte / Pachuca

"Cada año nos vemos aquí" con los niños agradables, con sus sonrisas, opina Baltazar, un pachuqueño que cada temporada desde hace siete años se caracteriza de Rey Mago y con sus compañeros toma su lugar en la Plaza Independencia, sobre el elefante de fibra de vidrio, para "tomarse la foto" con todos los niños que quieran tener ese ya tradicional recuerdo.

Los niños tienen la ilusión que el seis de enero despierten y encuentren sus juguetes, dice. Pero para la foto, el clima es un factor "a veces cuando hace frío, pues no vienen mucho. De dinero ahí vamos saliendo, salimos poco a poco de esto, pero estuvo mejor el año pasado que este, la verdad".

Ahora la tecnología impera en las cartitas que reciben. Por ejemplo, Leonardo Padilla, un pequeño de 7 años que acudió con sus papás a visitar a los Reyes Magos al pie del reloj Monumental, asegura haberse portado bien en este año, y haberse aplicado mucho en sus estudios de segundo grado de primaria. Les pidió "una tablet y un juego para Xbox 360...y por último un equipo de futbol del América"