La historia de Pachuca vista desde una máquina de vapor

La ponencia fue promovida por la Academia Hidalguense de la Historia.
Proyectó imágenes de obras hidalguenses.
Proyectó imágenes de obras hidalguenses. (Héctor Mora)

Pachuca

Javier Ortega Morel supo guiar un recorrido por la historia de Pachuca y Real del Monte a partir de un relato centrado en el cambio tecnológico de sus minas, una conferencia en la que los datos históricos fueron oportunamente ilustrados por pinturas y fotografías de época, y que aportó más a la memoria recuperada de la ciudad.

Las maquinas de vapor en el Distrito Minero, una conferencia sencilla y trascendente la que programó la Academia Hidalguense de la Historia en el ciclo que presentará once investigaciones distintas sobre los personajes y los lugares que construyeron las bases del actual estado de Hidalgo.

Ortega Morel inició explicando la relevancia de la llegada de la industria inglesa a las minas de Pachuca y Real del Monte, por años administradas a través de las rudimentarias técnicas de los españoles, hasta la llegada de la maquinaria de vapor.

Pero hablar sólo de la maquinaria resultaría poco interesante sin saber el contexto que las acompaña, la historia de una industria como la minería siempre guarda páginas sorprendentes y poco contadas, o vueltas leyenda de tanto que se les relata.

Saber que una de las primeras minas donde se instalaron estas máquinas fue en la mina de san Cayetano, actual sede del Instituto de Artes de la Universidad Autónoma de Hidalgo (UAEH), “y donde tuvo lugar la primera revuelta obrera de América Latina, episodio donde casi pierde la vida a pedradas el dueño Romero de Trigueros, suerte que no corrió el oficial mayor de Pachuca, un personaje de apellido Copca.”

Un desarrollo industrial de la índole que relató el historiador, requirió de una cantidad de leña inimaginable, razón por la que la deforestación de la región modificó por vez primera el panorama natural de estas tierras, y que sólo se detuvo con la llegada del ferrocarril y el uso de de carbón mineral importado de estados Unidos.

Cada una de estas minas está grabada en la memoria histórica de los pachuqueños, destaca Javier Ortega, hay secciones de haciendas de beneficio, como la de Guadalupe, cuyas chimeneas se encuentran en la entrada del Teatro de la Ciudad San Francisco.

Hubo quienes contribuyeron al panorama actual de la ciudad, como el propietario de la mina San Rafael, que tuvieron la iniciativa de construir una torre, que a la postre se transformaría en el Reloj Monumental de Pachuca.

Con su ponencia, se proyectaron imágenes de pinturas realizadas por artistas locales o de relevancia nacional, como Eugenio Landesio, o de fotografías encargadas por los empresarios para promocionar su empresa, encargada a relevantes fotógrafos, como Guillermo Kalho.

En las citas semanales con la historia en el Teatro Guillermo Romo de Vivar, la próxima será para recorrer la Pintura mural en Pachuca, a cargo Daniel Escorza Rodríguez, una ponencia indispensable para reconocer el valor artístico y patrimonial de esta tipo de obra.