“Mientras más hijos tengamos es más el dinero que dan”

Desde las 6 de la mañana en el salón de usos múltiples se formaron grandes filas, pero fueron atendidos hasta las 10.
Muchas personas caminan hasta una hora desde sus comunidades.
Muchas personas caminan hasta una hora desde sus comunidades. (Horacio Rodrigo)

Acatlán

Desde las 6 de la mañana en el salón de usos múltiples de la colonia 28 de mayo se formaron grandes filas de beneficiarios del programa Oportunidades que empezaron a ser atendidos hasta las 10 de la mañana.

La mayoría de las mujeres con chal y los hombres con gabán de franela por el intenso que frío que se siente en esta parte del estado, se colocan en la fila para recibir su apoyo bimestral.

Muchas personas caminan hasta una hora desde su lugar de origen, pero existen otras, 4 ó 5 que para recibir los recursos descienden de autos de modelos recientes e incluso con placas de otras entidades como el Estado de México.

Patricia, quien ha sido beneficiada desde hace 10 años con este programa, ha visto como se ha venido depurando el padrón, toda vez que antes los mayores beneficiarios no eran quienes más requerían de esta ayuda.

“Venían personas en camionetas bien bonitas por varios sobres y no se veía que trabajaran tierras o ganado, últimamente se ha visto que las personas que las reciben son de origen más humilde, pero aún hay algunos vivales que no lo necesitan pero que lo reciben”, comentó.

Conforme iba avanzando la mañana, muchos de los que conformaban la fila comenzaron a sacar de sus bolsas café y pan para desayunar, muchos acompañados de niños que del mismo modo esperaban ser atendidos.

Alfonsina Reyes que llevaba 10 años recibiendo este apoyo, lleva cada bimestre a sus hijos para comprobar que sí requiere el apoyo que le proporcionan, puesto que en dos años no le fue posible acceder al programa.

“Cuando empezó el programa ponían muchas condiciones para poder recibir el dinero, antes si uno llegaba tarde se lo negaban y con esa vez nos retiraban el apoyo todo el año. Por lo menos era lo que nos decían”.

“En una ocasión no me quisieron dar el apoyo porque según era mucho el dinero que recibía cada bimestre y me dijeron que tenía que comprobarlo aunque ya hubiera entregado los papeles de mis tres hijos, por eso ahora cargo con los tres para que vean no son inventados”.

Aunque no quiso revelar el monto que recibe, comenta que utiliza los recursos para comprar la comida de sus hijos y para que vayan a la escuela.

“Conforme han nacido mis hijos los he venido a inscribir, mientras más hijos tengamos que mantener más nos dan, aunque luego es mucho relajo poder darlos de alta y luego se ponen exigentes en los documentos que presentamos para que nos los den”.

Al ir recorriendo la fila, las quejas se multiplicaban, principalmente porque señalan que los delegados de las comunidades ingresaban documentos de personas que no requieren de este apoyo y otras tantas que por desconocer el programa no pudieron acceder a él en su momento.

“Hay muchas personas que necesitan del apoyo pero los lugares ya están ocupados y algunas son por personas que no lo necesitan, tiene sus trabajos o sus negocios, pero luego por ser amigo del delegado o de un funcionario de presidencia se los tramitan, como mi vecino”, dijo Juventino Contreras habitante de la colonia 28 de mayo.

La mañana transcurre rápido y para el medio día, ya se han entregado el 80 por ciento de los apoyos destinados para esta colonia. Para entonces la temperatura ha incrementado y la gente se ha despojado de sus chales, chamarras y gabanes.

Por la tarde empiezan a llegar los últimos beneficiarios, pues si no recogen ese día el apoyo tendrán que esperar hasta finales de noviembre.