Hay riesgo de que grupos criminales se infiltren en policías comunitarias

En el Valle del Mezquital y la Huasteca podrían crear inestabilidad política, asegura.
En alerta en algunas comunidades, principalmente indígenas, dice.
En alerta en algunas comunidades, principalmente indígenas, dice. (Héctor Mora)

Pachuca

La diputada federal Mirna Hernández Morales reconoció que existe riesgo de que bandas delictivas se infiltren en los grupos de vigilancia que tienen algunas comunidades, principalmente indígenas, en municipios del Valle del Mezquital y la Huasteca, con el fin de aprovechar la organización de las comunidades para delinquir y crear inestabilidad política.

"La Procuraduría y la Secretaría de Seguridad Pública están haciendo un trabajo de comunicación y atención en esas zonas para evitar que se infiltren personas ajenas a la propia comunidad con otras intenciones.

"En eso está muy pendiente el gobernador y el secretario (Alfredo) Ahedo para evitar que cosas positivas, de atención a una comunidad, del autocuidado, se vean contaminadas por personas ajenas que no buscan ni el bienestar ni la seguridad", señaló.

La legisladora considero que los grupos que ancestralmente se han organizado en las localidades no pueden denominarse de autodefensa, ya que su origen y finalidad no es la de combatir al crimen organizado, sino de ser auxilio a las corporaciones oficiales de seguridad, además de argumentar que no están armados.

"Por los usos y costumbres de algunas de nuestras comunidades indígenas acostumbran no sólo encargarse del cuidado y defensa de sus pueblos sino también se reúnen para muchas otras actividades de beneficio.

"Fuera de la ley no puede haber nadie y mucho menos organismos que pudieran portar armas o que se declararan autodefensas cuando la autoridad en el estado está haciendo muy puntual en el tema de la seguridad".

Sobre casos como el de Acaxochitlán, donde pobladores amagaron con conformar autodefensas ante la inseguridad que se vive en el municipio, la coordinadora de la fracción priísta de Hidalgo en la Cámara Baja dijo que son "explosiones momentáneas por una falta de atención política" de la administración local; sin embargo, agregó que el ayuntamiento cuenta con el respaldo con el Ejecutivo estatal para que no se trastoque el estado de derecho.

"No se debe de dar, fuera de la ley no, por ello en caso necesario se tendrá que convocar a que se participe de alguna manera", señaló.

En materia de seguridad, Hernández Morales definió a la entidad no como un "foco rojo" sino como "un punto de atención", aunque acotó que estaba preparado para lo que pudiera resultar del trabajo militar en Michoacán por el denominado 'efecto cucaracha'.

"Lo que nosotros vemos como una situación geográfica muy adecuada para el tema del empleo, del crecimiento empresarial, de la economía, los delincuentes también lo ven como una oportunidad para aprovechar para delinquir".

En su oportunidad, el mandatario Francisco Olvera Ruiz reconoció que en la región de Acaxochitlán "se vive un gran problema" y que son los talamontes los que están detrás del conflicto; no obstante, afirmó que mantenían contacto con los delegados y pobladores de la zona, a quienes advirtió que no se permitirá la conformación de autodefensas.

Esto, luego de que habitantes de al menos una decena de comunidades, entre ellas Los Reyes, habían amenazado con conformar policías comunitarias ante el alto índice de delitos, como robos y violaciones, al tiempo que desconocieron al director de la policía municipal, Carlos Rojas.

Claves

La legisladora considero que los grupos que ancestralmente se han organizado en las localidades no pueden denominarse de autodefensa.

Su origen y finalidad, explicó, no es la de combatir al crimen organizado, sino de ser auxilio a las corporaciones oficiales de seguridad, además de argumentar que no están armados.

"Por los usos y costumbres de algunas de nuestras comunidades indígenas acostumbran no sólo encargarse del cuidado y defensa de sus pueblos sino también se reúnen para muchas otras actividades de beneficio.