CRÓNICA | POR HORACIO RODRIGO

"Se enciende un cigarro tratando de disfrazar el olor de lo restos..."

El panteón municipal de Tulancingo realizó la penúltima exhumación

Las autoridades han señalado que a pesar de que se requiere de disponer de lugares para más pobladores que lo requieran, la actual administración siempre antepondrá el diálogo para que la sustracción de restos sea en común acuerdo.

A casi 5 metros de profundidad fue encontrado el ataúd
A casi 5 metros de profundidad fue encontrado el ataúd (Cuartoscuro )

Tulancingo

El panteón municipal de Tulancingo realizó la penúltima exhumación de las 90 que se tienen programas en el año, ante la mirada atónita y nostálgica de sus familiares a quienes les fueron devueltos los restos luego de que ocupara dicho espacio por más de 40 años.

A casi 5 metros de profundidad fue encontrado el ataúd, luego de que los cavadores hurgaran con pala y pico en mano a través de la tierra que iba cambiando de aspecto.

Aunque actualmente la ley permite que los cadáveres sean enterrados a 1.50 metros de bajo de la tierra, anteriormente se acostumbraba hacerlo a 3 metros, pero con el tiempo y el peso del cuerpo sumado al del ataúd es normal que el sarcófago sea encontrado mas enterrados de lo esperado.

Se enciende un cigarro tratando de disfrazar el olor de lo restos, considerando inútil el uso de tapabocas para mitigar la pestilencia del ambiente al abrir la tumba.

Aunque no se llega a percibir ningún olor emanado de la tumba, debido a que los restos actualmente son casi polvo y no guardan gota de humedad, es una costumbre que persiste entre la población y las autoridades lo permiten para hacer sentir mejor a los familiares.

Mientras se libera de tierra el ataúd, en el ambiente existe cierta vibra de incertidumbre y hasta de miedo. En eso un par de los familiares que acudieron salen de prisa del panteón con un gesto de malestar.

Lo cavadores continúan con su trabajo. Debajo del féretro oxidado y abollado hacen pasar dos cintas, una vez aseguradas lo extraen entre cuatro trabajadores.

Respetando lo estatutos de salud, estas acciones deben de realizarse antes de las doce del día, por eso solo se procede a una, ya que aunque las labores solo duran 20 minutos, el papeleo es un poco tardado.

Los restos, en su mayoría huesos y ropa son depositados en un sarcófago de bebé y son entregados a sus familiares para que los cremen o almacenen en una de sus propiedades.

Roberto González Romero director de panteones consideró de primera necesidad realizar este programa de exhumación para disponer de más espacios dentro del camposanto municipal San Miguel que en el mes de enero cumplirá un año de iniciado.

Como todos los proyectos son perfeccionados cuando son llevados a la práctica, este no es la excepción y se buscará que para el próximo año las autoridades de salud se encuentren presentes cuando se realicen estos trabajos.

La ley enuncia que el derecho de perpetuidad es de 7 años, sin emargo el rezago en la exhumación de los cuerpos ha provocado que en este año más de la mitad de las tumbas escogidas para estas labores tengan más de 30 años de antigüedad.

En lo que va de la campaña, todos los restos áridos extraídos han sido reclamados por sus familiares y afortunadamente se ha podido avanzar en este proyecto que espera realizar la exhumación de al menos 300 tumbas en lo que resta de la administración.

Las autoridades han señalado que a pesar de que se requiere de disponer de lugares para más pobladores que lo requieran, la actual administración siempre antepondrá el diálogo para que la sustracción de restos sea en común acuerdo.

Para cubrir el incremento de la población, actualmente el panteón San Miguel cuenta ya con tres secciones en donde se estima que se encuentran más de 7 mil tumbas.