75% de empleados mexicanos padecen enfermedades por estrés laboral

La falta de desarrollo profesional, favoritismos y que no valoren su trabajo, causa que 26% de los jóvenes se sienten insatisfechos en su actual trabajo y 10% no se siente respetado.
Desarrollan enfermedades a nivel mental, tal como la ansiedad, mal humor, inseguridad, depresión, dolor de cabeza o insomnio.
Desarrollan enfermedades a nivel mental, tal como la ansiedad, mal humor, inseguridad, depresión, dolor de cabeza o insomnio. (Archivo)

Pachuca

El estrés laboral es uno de los problemas que afecta considerablemente a los jóvenes mexicanos, pues según estudios de organizaciones mexicanas y portales online para búsqueda de empleo, 75 por ciento de los empleados mexicanos, derivado del agobiante clima laboral, desarrollan enfermedades a nivel mental, tal como la ansiedad, mal humor, inseguridad, depresión, dolor de cabeza o insomnio.

Esto, aunado a que la falta de desarrollo profesional, favoritismos y que no valoren su trabajo, causa que 26% de los jóvenes se sienten insatisfechos en su actual trabajo y 10% no se siente respetado.

Por lo que María Cruz García Sánchez, coordinadora de Movimiento Ciudadano, señala que es importante fomentar un buen clima laboral en las empresas pues esto reduce el estrés, propicia el trabajo en equipo y permite generar mejores resultados.

Recalcó que Movimiento Ciudadano se pronuncia por un régimen jurídico-laboral, tanto en la letra de la Ley como en la práctica, que cumpla con las garantías para los trabajadores, como las prestaciones sociales, así como impulsar a los trabajadores hombres y mujeres, para incorporarlos de manera responsable y productiva, en los procesos de modernización de nuestra economía.

De igual forma, el partido naranja se declara en contra de los sindicalismos corruptos, que defiende los privilegios de unos cuantos en contra de las aspiraciones de la mayoría, de ahí la importancia de desarrollar estrategias que conduzcan al fortalecimiento de la vida sindical del país, en un marco de democracia sindical plena que genere una estructura de tipo regional y local, basada en la solidaridad y en la fraternidad general, y no en la línea vertical de control y manipulación que caracteriza al corporativismo.