De cada cuatro embarazadas, una es adolescente

De las personas detectadas con VIH-SIDA, los datos que tiene la SSH es que la mayor parte son hombres, esto derivado de las prácticas de riesgo que llevan a cabo en su vida sexual.
En todas las unidades del sector salud se ofrece la detección de VIH-SIDA.
En todas las unidades del sector salud se ofrece la detección de VIH-SIDA. (Héctor Mora)

Pachuca

La salud sexual es un derecho, que en el caso de las mujeres se ve afectada por dos circunstancias: las enfermedades venéreas y los embarazos adolescentes. En el caso de las primeras, la más riesgosa es el VIH-SIDA, enfermedad que de quienes la padecen una quinta parte son mujeres, mientras que de los embarazos el 26 % son en menores de 18 años

De las personas detectadas con VIH-SIDA, la tendencia de los datos que tiene la SSH es que la mayor parte son hombres, esto derivado de las prácticas de riesgo que llevan a cabo en su vida sexual, señaló el coordinador estatal del Programa de VIH-SIDA y Enfermedades de Transmisión Sexual, Pablo Óscar Romero Islas

 “En el 2013 hubo 111 casos nuevos de VIH, de esos solamente 19 ocurrieron 19, es decir, que de los casos diagnosticados el año pasado fueron en mujeres. Prácticamente en el caso de México y en el caso de Hidalgo lo que es la infección de transmisión sexual se presenta más en la población masculina”.

Como enfermedad, el VIJH-SIDA  ya no se considera mortal, sino como crónico degenerativa, esto se debe a que los avances médicos permiten que una persona con el virus tenga esperanza de vida superior a los 70 años, aunque no se cure por coplemto.

“El VIH pasa desapercibido por un periodo de cinco a 10 años, el organismo al final está siendo infectado por el virus, empieza de deteriorarse el sistema inmunológico y si no se detecta a tiempo, si no se da un tratamiento retroviral se desarrolla el SIDA, etapa donde empieza a desarrollarse una sintomatología”.

De las acciones que realiza el sector salud como medidas preventivas están las pláticas y la repartición de métodos anticonceptivos de barrera, siendo que el año pasado repartieron más de 645 mil condones.

“Las acciones que hace a Secretaría de Salud es ofrecer la detección del VIH-SIDA en todas nuestras unidades de salud y hospitales se cuentan con pruebas rápidas para hacer ese tipo de enfermedades, es una forma de detectar a tiempo para canalizarlos a los lugares especializados como el CAPASIT donde se les da el medicamente y atención médica adecuada”, dijo.

En cuestión sexual, las enfermedades venéreas no son las únicas en genera problemas entre las mujeres. De acuerdo a cifras de la SSH, de cada cuatro embarazos, uno es de adolescentes, es decir que la madre tiene entre 10 y 19 años, situación que se vuelve complejo ya que altera toda su vida e inclusive incrementa el riesgo de salud tanto para ella como para el producto explicó el coordinador estatal de Salud Sexual y Reproductiva para las y los adolescentes, José Alejandro González Espíndola

“El embarazo en adolescencia representa el 26 por ciento de los embarazos en general, es decir que por cada cuatro embarazos una es adolescente. Es una situación bastante compleja para las adolescentes porque afecta su vida no nada más social, sino también educativa y en salud ya que puede influir en su salud tanto en la madre como en el producto”.

La madre, al no tener su cuerpo desarrollado, tiene la posibilidad de sufrir complicaciones que afectan no sólo su salud, también la del producto. Estos riesgos ponen en riesgo la vida de ambos en caso de no tratarse con cuidado durante el embarazo.

“Para la madre podemos tener algunos riesgos como amenaza de aborto, infecciones de transmisión sexual, infecciones de vías urinarias e infecciones cérvico vaginales, también podemos tener alto riesgo de morbilidad durante el embarazo como puede ser preclamsia o eclampsia, diabetes estacional  u otras enfermedades como hemorragias obstétricas que dan como resultado ya sea una complicación o una muerte de la paciente”, dijo el galeno.

González Espíndola indicó que de los embarazos en adolescentes sólo cuatro son planeados, lo que contrae el peligro de que las mujeres no estén preparadas para los nueve meses de gestación lo cual se refleja en el producto que sufre estas condiciones.

“El producto corre un riesgo bastante alto porque no hay una preparación en el cuerpo de la madre ni tampoco de su alimentación. Dentro de las complicaciones están las alteraciones congénitas o también algunas veces hay un riesgo alto del fallecimiento del producto en el periodo de recién nacido o a los pocos días del nacimiento”, finalizó.