En 2013 se duplicó el número de escuelas de tiempo completo

El programa Escuelas de Tiempo Completo busca elevar el aprovechamiento escolar mediante apoyos en la alimentación de los alumnos del nivel básico.
Esta acción de gobierno beneficia a 40 mil 700 alumnos.
Esta acción de gobierno beneficia a 40 mil 700 alumnos. (Cortesía)

Pachuca

En lo que va de este ciclo escolar 2013-2014, el número de Escuelas de Tiempo Completo ascendió a 286, lo cual representa un 117 por ciento más que el ciclo escolar anterior.

El programa Escuelas de Tiempo Completo busca elevar el aprovechamiento escolar mediante apoyos en la alimentación de los alumnos del nivel básico.

De acuerdo con el titular de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo, Joel Guerrero Juárez, esta acción de gobierno beneficia a 40 mil 700 alumnos, atendidos por mil 800 docentes, con un presupuesto de 154 millones 674 mil pesos.

El titular de la SEPH mencionó, que las jornadas de trabajo en esta modalidad son de siete horas en preescolar indígena y preescolar general; ocho horas en primaria indígena y primaria general, y nueve horas en telesecundarias y secundarias técnicas. Se cuenta con material de apoyo didáctico para fortalecer los trabajos en lectura y escritura, matemáticas, arte, cultura y tecnologías de la información.

Las Escuelas de Tiempo Completo, que abarcan preescolar, primaria y secundaria, con cinco planteles en preescolar indígena, ofrecen la posibilidad de que los docentes profundicen en los contenidos de las materias y atiendan las necesidades de aprendizaje que presentan niños con rezago, precisó el secretario.

Adicionalmente, los maestros que laboran en este tipo de planteles apoyan el desarrollo integral de sus alumnos mediante actividades favorables para su integración social, incluyendo educación artística y principios básicos sobre el manejo de computadoras, a fin de reforzar conocimientos y destrezas en la materia.

Los programas de alimentación durante las jornadas en estas escuelas abarcan desayuno y comida, con el apoyo fundamental del DIF estatal, encabezado por Guadalupe Romero, DIF municipales, algunas empresas regionales y la participación de madres y padres de familia, sobre todo en la elaboración de alimentos, de acuerdo con lo que es propio de cada región.