CRÓNICA | POR AXEL CHÁVEZ

Un domingo para hacer conciencia social...

Plaza Independencia de Pachuca

Las actividades buscan reactivar la economía del primer cuadro de la ciudad, además de atraer turismo a la emblemática zona donde se ubica el Reloj Monumental.

El centro se llenó nuevamente de invitados.
El centro se llenó nuevamente de invitados. (Arturo González)

Pachuca

Es domingo al medio día. Cientos de capitalinos se congregan en la Plaza Independencia para presenciar un espectáculo humorístico a cargo de un grupo de payasos, que será precedido de una demostración de danzón con adultos mayores.

Lo largo de la plaza se divide en puestos, stands y exhibiciones de arte urbano: un pintor que dibuja la silueta de la muerte con un pincel bañado en tinta negra sobre un cartón, que después tendrá etiqueta de venta, mientras se seca la calca con los rayos solares; artesanos que confeccionan pulseras y collares con hilos, pedrería y pedazos de cuero; sin dejar de observar a quienes tatúan con henna, el polvo de una planta que se verte sobre líquido y se aplica con un palillo como lápiz.

Las actividades buscan reactivar la economía del primer cuadro de la ciudad, además de atraer turismo a la emblemática zona donde se ubica el Reloj Monumental, que, desde el auge de los centros comerciales y demás desarrollo urbanos, ha perdido visitantes.

Hoy, el festejo se enmarca en la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, por eso, a un constado del escenario donde los personajes con vestimentas extravagantes, maquillaje excesivo y pelucas llamativas montan su espectáculo, que causa las risas de los ahí reunidos, se ubica un "violentó-metro", dispositivo que mide las agresiones que sufren los hombres y mujeres en el noviazgo, sin darse cuenta o querer aceptarlo.

La violencia, según este instrumento que es regalado con forma de separador a todo quien pasa por la plaza, va desde el nivel más bajo de hostigamiento, las bromas hirientes, hasta la violación, mutilación y asesinato.

Con el fin de concientizar sobre esta problemática, cada pausa para que otro artista emergente suba al escenario, personal del Instituto Municipal de las Mujeres hace una breve descripción de casos de violencia y pide a los presentes que reaccionen, no callen, y en caso de ser víctimas, denuncien la agresión en pareja.

Frente al escenario, donde ahora suben dos trovadores que con ritmos acústicos hacen sonar las cuerdas de sus guitarras, una hombre verte el aerosol sobre un papel en blanco, para, con cada movimiento, dar forma a una pintura, que tiene como eje central a Frida Kahlo, retratada con sus vestimentas peculiares con un fondo de colores luminosos.

Ahí la gente se acerca y regatea el precio para tratar de comprarlo, pero el artista decide siempre no malbaratar su obra.

También inicia el comercio navideño: esferas, principalmente, y otros artículos se ponen a la venta en uno de los últimos puestos improvisados, cerca de dónde una mujer mayor ofrece productos curativos, todo basado en la herbolaria mexicana.

Así, el centro se llenó nuevamente de invitados, y, al menos por un día, le arrebató un poco de clientes a los centros comerciales.

Mientras eso sucedía en el primer cuadro de Pachuca, en Plaza Juárez los actores del musical navideño que engalanará el encendido del árbol practicaban la puesta en escena que presentarán este día para dar inicio a las festividades decembrinas.