“Los días de los Álvarez se acabaron”, afirman disidentes

Integrantes del movimiento La Nueva Cruz Azul aseguran que  están a un paso de rescatar a la cooperativa de la corrupción a la que supuestamente la han llevado los dirigentes.
Continuan los problemas entre los cooperativistas.
Continuan los problemas entre los cooperativistas. (José Martín Anaya)

Tula de Allende

Disidentes de la cooperativa cementera la Cruz Azul, advirtieron mediante un comunicado que "los días de los Álvarez se acabaron", producto de los últimos dictámenes emitidos por los tribunales judiciales y administrativos, los cuales señalan que los directivos encabezados por Guillermo Álvarez han perdido los litigios.

Sobre esto, integrantes del movimiento La Nueva Cruz Azul celebraron tales hechos, ya que aseguran que están a un paso de rescatar a la cooperativa de la corrupción a la que supuestamente la han llevado los actuales dirigentes.

Señalan que solamente están a la espera de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) obligue al todavía director para que acate los dictámenes.

Por ejemplo, indicaron que el lunes se llevó a cabo el desahogo de la confesional ofrecida por los demandados en el juicio radicado en el Juzgado primero de Distrito, juicio en donde se reclama la devolución de más de mil millones de pesos de gastos personales de Guillermo Álvarez Cuevas en asuntos legales de su responsabilidad.

En este marco, se demanda la nulidad e inexistencia de la Sociedad Cruz Azul FC y la devolución de su marca. Es decir, la disidencia exige "la nulidad de los actos de Guillermo Álvarez Cuevas y su banda de delincuencia organizada".

Ante esto, manifiesta que "tremendo ridículo hicieron Víctor Garcés y su apoderado (pagado con dinero de los Socios y la Cooperativa) el amigo de Juan Luis Montero García",

Pues aducen que "se les desecharon infinidad de posiciones. Además, señalaron como "sociópata, torpe y con perfil de delincuente a Garcés, quien, aseguran, "amenazó al Presidente del Consejo, Armando Valverde Talango sirviéndose de guaruras".

En el comunicado dirigido a los integrantes del bloque opositor cooperativista, se señala que "este saqueador profesional y engendro tolerado y solapado por los Álvarez Cuevas, fue literalmente arrastrado en la diligencia, mostrando una patética conducta procesal y planteamientos infantiles plenamente rebasados por la realidad jurídica que ya alcanzó a estos personajes".

Por ello, consideran que "el destino ya alcanzó a los Álvarez Cuevas y al cuñado sociópata", en referencia a Víctor Garcés Rojo.

Los integrantes consideran una deslealtad, una flaqueza, y una debilidad, el papel de la desaparición pública y la unión de algunos consejeros de la cooperativa.

Finalmente, los de La Nueva Cruz Azul aclaran que "hemos mencionado también el envenenamiento y el oportunismo de Alfredo Álvarez Cuevas", hermano del director, Guillermo, en esta controversia