Se desperdicia el 40 por ciento del líquido que se extrae

En el último año fueron detectadas más de un centenar de tomas clandestinas en las diferentes comunidades del municipio.
Cuadrillas realizan inspecciones para que se de un buen uso al agua y en caso contrario aplicar las multas correspondientes.
Cuadrillas realizan inspecciones para que se de un buen uso al agua y en caso contrario aplicar las multas correspondientes. (Horacio Rodrigo)

Cuautepec de Hinojosa

Debido a fugas, robo del fluido y mal uso de la ciudadanía, el 40 por ciento del agua que se extrae en el municipio de Cuatepec de Hinojosa se desperdicia, informó Pedro Hernández Sosa director de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Cuautepec de Hinojosa (CAPASCH).
El funcionario dio a conocer que en el último año fueron detectadas más de un centenar de tomas clandestinas en las diferentes comunidades del municipio, las cuales al no realizarse adecuadamente generan fugas del vital líquido.
"Siempre se encuentran tomas clandestinas, las cuales son el principal motivo por el cual se rompe la red de distribución, por ello también diariamente se repara por lo menos una fuga al día, muchas de ellas subterráneas", dijo.
Mencionó que, por ello, de forma permanente, se tienen cuadrillas que realizan inspecciones a fin de que al hídrico se le dé un buen uso y en caso contrario aplicar las multas correspondientes.
Hernández Sosa, agregó que cuando se encuentra una toma clandestina, a los usuarios de la misma se les hace un exhorto a regularizar su servicio a través de un contrato, pero en caso de no hacerlo se procede a realizar el corte y a imponer una multa de mil 200 pesos.
"El contrato del servicio de agua para instalar el medidor tiene un costo de mil 800 pesos, además de que no es necesario pagarlo en una sola exhibición, se les dan facilidades para que se regularicen porque a nadie se le puede negar este servicio", indicó.
Manifestó que por ello se ha venido desarrollando una campaña de cultura del ahorro del agua, en donde a los habitantes se les expone lo complicado que es extraer el hídrico del subsuelo y mNtener en condiciones la red de distribución.
"No se cobra por el agua, se cobra el traslado de la misma a los domicilios o a determinado lugar, por ello es necesario que los habitantes realicen su pago a fin de que no se vea interrumpido el servicio", dijo.
Reconoció que actualmente la CAPASCH atraviesa por algunos contratiempos económicos, por lo que en caso de algún desperfecto, les resulta difícil realizar de forma inmediata la reparación, dado que las refacciones se consiguen sobre pedido en otras entidades del país.
"Algunos pozos no se encuentran en óptimas condiciones, debido a que son muy antiguos y a que están sometidos a un intenso trabajo diariamente, por lo que es muy fácil que se desgasten y requieran de un mantenimiento constante", declaró.