El robo de combustible debe de integrarse en reforma energética

Es necesario frenar y combatir el robo de todo tipo de combustibles en los oleoductos y gasoductos que recorren el territorio nacional y estatal: Juan Carlos Robles Acosta.
Juan Carlos Robles Acosta.
Juan Carlos Robles Acosta. (Héctor Mora)

Pachuca

El coordinador de la fracción parlamentaria del PAN en el Congreso del estado, Juan Carlos Robles Acosta, pidió al Senado de la República y al Congreso de la Unión integrar en la discusión y análisis de la reforma energética el tema del robo a los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Indicó que es necesario frenar y combatir el robo de todo tipo de combustibles en los oleoductos y gasoductos que recorren el territorio nacional y estatal.

"Esto representa una gran pérdida económica para la paraestatal y es un delito que atenta contra la economía de los mexicanos", sostuvo.

Señaló que el la reforma energética debe considerar penas severas a los funcionarios de Pemex que participen en los robos a los ductos.

Desde el Pleno del Congreso del estado señaló que anualmente se pierden millones de dólares por el robo de combustible a Pemex.

Mencionó que de las cerca de 600 denuncias que existen a nivel nacional por robo de ductos, poco más de 130 son del estado de Hidalgo.

"Es un hecho que ni la paraestatal ni las autoridades federales han podido frenar este tipo de actos, el combate y atención de este ilícito", dijo el diputado local.

Expresó que a nivel nacional Pemex detectó y clausuró 730 desvíos ilegales de combustible en enero, febrero y marzo de 2013, casi el doble con los 377 del mismo periodo en 2012.

Mencionó que Hidalgo está entre los estados con el mayor número de denuncias por robo de combustible con 138 averiguaciones previas en la zona Tula-Tepeji.

"Las tomas clandestinas son en oleoductos que transportan petróleo crudo y poliductos que conducen gasolina manga o Premium y diesel", precisó.

Mencionó que actualmente la reforma energética que se discute en el Senado de la República no contempla de manera profunda el combate al robo de hidrocarburos, "aun cuando el costo de robos es de miles de millones de dólares cada daño para el gobierno federal, por tanto así para la ciudadanía".

"La realidad en México es que Pemex se ha vuelto un blanco para los robos en oleoductos y gasoductos a través de tomas clandestinas y perforación de ductos en todo el territorio nacional", dijo.

Precisó que los robos representan una pérdida económica anual para el país de cinco mil millones de dólares, "sin contar el costo económico de la cancelación y reparación de los ductos afectados por el llamado robo hormiga, representando con ello perjuicios en contra de la sociedad en materia económica, de salud y social".

Robles Acosta pidió que los Congresos locales del resto del país se sumen a este llamado para que el tema ingrese en la reforma energética que se discute actualmente.