CRÓNICA | POR ALEJANDRO REYES

"A bendecir la cruz para agradecerle a Dios"

Tradición fundamental en trabajadores de la construcción

"No se emborrachen, los borrachos son un pecado muy grande", señalan en el sermón de La Iglesia de la Asunción, en Pachuca. 

Pachuca

La fila parecía interminable. Hombres, mujeres, niños, todos con cruces en mano esperando entrar a la Iglesia de la Asunción, en Pachuca.

Es Día de la Santa Cruz y hay que bendecir las cruces de la obra, el edificio o la casa ya construida.

El sol quema la piel, el reloj marca las tres de la tarde, pero los fieles, entre ellos albañiles, aguardan estoicos a la entrada de la iglesia. En sus manos y brazos sostienen firmes las cruces.

Al frente de la fila está Juan Leyva, trabajador de la construcción, sostiene tres cruces, las lleva a bendecir.

"Traigo tres cruces, dos de obras y una de la casa", alcanza a decir justo antes de que una mujer abra la puerta principal de la Iglesia. Entran todos.

La fila interminable de fieles ingresó a la parroquia, el lugar se llenó hasta el último rincón de las bancas.

Las cruces que cargan en sus manos son blancas, azules, de madera natural adornadas con listones y flores amarillas, verdes, anaranjadas, azules, algunas de papel otras naturales.

"Traje a bendecir la cruz, hay que darle gracias a Dios, poco o mucho lo que nos dio, pedirle salud para seguir adelante", dice Bartolo Hernández, quien lleva 20 años como albañil.

El padre, de sotana blanca inicia el sermón, mientras un par de mujeres reparte sobres blancos para colocar ahí las limosnas de los fieles.

Don Bartolo domina todo el trabajo de alguien que se diga albañil: pasta, yeso, tirol, pintura, block, loseta, lozas, aplanados, pisos. Fue herencia de sus tíos. "Yo agarré el oficio de ellos y sigo en esto"

Media hora de sermón del sacerdote y la misa para bendecir las cruces concluye.

Pero antes, el padre hace una advertencia a los fieles, pues después de la bendición de las cruces habrá fiesta.

"No se emborrachen, los borrachos son un pecado muy grave", suelta a los hombres y mujeres.

Destaca Olvera trabajo de albañiles

Durante la conmemoración del Día de la Santa Cruz con trabajadores de la construcción de la nueva Casa de la Mujer Hidalguense, el gobernador Francisco Olvera Ruiz reconoció "la magnífica mano de obra, talentosa y calificada que existe en las mujeres y hombres hidalguenses".

Refirió que en Hidalgo existe obra en todos los rincones del estado, en rubros como introducción de agua potable y drenaje, así como electrificación para insertar a los hidalguenses en mejores niveles de vida.

Recordó que desde finales de los años 50's, la Casa de la Mujer Hidalguense brinda servicio a las jóvenes que provienen de diferentes regiones de la entidad.

Dio a conocer que el nuevo concepto, no solo brindará educación a quienes asistan a la misma, sino que se les brindará herramientas de empoderamiento para la mujer y que conozcan los derechos que tienen, para generar una nueva cultura de género en la entidad.

La nueva sede de la Casa de la Mujer Hidalguense se erige en un terreno de dos mil metros cuadrados, en los cuales existirán mil 125 metros cuadrados de construcción, lo que permitirá atender a una población de 500 alumnas por turno.

El desarrollo del proyecto contempla en planta baja un auditorio; tres aulas; biblioteca; cafetería; oficinas administrativas y una sala de espera.

En tanto, el primer nivel constará de 10 aulas; cuatro talleres; dos salones de usos múltiples, así como sanitarios.

El segundo nivel estará formado por tres laboratorios; cuatro aulas; dos talleres, dos salones de usos múltiples, con sus respectivos sanitarios.

De ello, actualmente existe un avance físico de más de 29 por ciento.

Claves Constructores

Cada 3 de mayo se celebra el Día de la Santa Cruz, en donde se festeja a los albañiles que trabajan en algún tipo de construcción ya sea una obra o algún edificio.

La tradición marca que los albañiles llevan a misa a la iglesia a bendecir una cruz de la obra para que sea duradera y no tenga problemas una vez que sea concluida.

Los dueños de las obras festejan este día a los albañiles y a sus ayudantes con una fiesta, una comida en donde hay carnitas, mole, barbacoa, sin faltar las cervezas.