Urge que la industria genere productos no contaminantes

El profesor Samuel Quintanar Ordóñez propone que los hogares tengan una cultura de "seguridad química", a fin de prevenir riesgos a la salud y al ambiente. 
Se busca disminuir la contaminación.
Se busca disminuir la contaminación. (Archivo)

Pachuca

El profesor de la Preparatoria No.3, Samuel Quintanar Ordóñez, constata la urgencia de que la industria genere otros productos que no contaminen ya que los productos de uso común como limpiadores de horno, detergente lavaplatos, sosa cáustica, insecticidas, shampoo, pilas, blanqueadores, detergente sólido, maquillaje, pasta dental y envases PET contienen sustancias químicas tóxicas que dañan el medio ambiente.

El limpiador de horno contamina la capa de ozono y afecta los pulmones; el detergente lavaplatos contamina los mantos acuíferos, la sosa cáustica causa daños permanentes a la piel y daña los suelos donde se deshecha. Los insecticidas y raticidas pueden provocar cáncer además de contaminar la capa de ozono; el shampoo puede generar cáncer, además de que al tener ácidos muy fuertes, contaminan la capa de ozono.

Las pilas generan cáncer, irritación de la piel, envenenamiento, y contamina al ambiente en suelo y aire. Los blanqueadores causan daños permanentes a la piel y perjudica a los suelos donde se desechan; el alcohol medicinal es flamable, por lo que puede causar incendios, mientras que el detergente sólido contamina el agua. El maquillaje puede causar cáncer, alteración de la fertilidad, obesidad, acné, e interfiere en las funciones hormonales, además de que contaminan el medio ambiente.

La pasta dental al tener fluoruro, es un desecho tóxico de la fabricación del hierro, cobre y aluminio. Si se consume demasiado, los dientes comenzarán a decolorar y tendrán caries, aunque el fluoruro ayuda al cerebro a absorber aluminio, una sustancia que se ha encontrado en la mayoría de los cerebros de pacientes con Alzheimer. Sin embargo, la composición de las pastas se extrae de canteras o minas alterando el paisaje y los ecosistemas y ocasionando problemas sociales y de contaminación en los yacimientos.

El profesor propone que los hogares tengan una cultura de "seguridad química", a fin de prevenir riesgos a la salud y al ambiente haciendo un consumo responsable de los productos que contienen sustancias corrosivas, reactivas, tóxicas, explosivas o inflamables las cuales se convierten en residuos peligrosos.

Las sustancias químicas, explica, han permitido un nivel de vida alto. En los últimos años, los productos químicos han aumentado la expectativa de vida. Muchas de las sustancias químicas no son perjudiciales para el medio ambiente ni para la salud humana. Sin embargo, en determinadas cantidades, son nocivas y sólo deben utilizarse cuando sus riesgos puedan controlarse.

Algunas sustancias químicas liberadas en el medio ambiente permanecen en el medio ambiente por años o inclusive décadas aun cuando sean liberadas en cantidades pequeñas.