La UPMH reduce costos al producir su propia energía y gas metano

Los equipos, que significaron una inversión de siete mil pesos para la institución educativa, tuvieron un proceso de instalación de poco más de medio año.
La Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo (UPMH) redujo su consumo energético hasta en un 20 por ciento.
La Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo (UPMH) redujo su consumo energético hasta en un 20 por ciento. (Héctor Mora)
(Gisselle Acevedo)

Pachuca de Soto

La Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo (UPMH) redujo su consumo energético hasta en un 20 por ciento debido a la instalación de sus primeros dos biorreactores semicontinuos, los cuales además generan seis metros cúbicos de gas metano semanalmente el cual abastecerán a los laboratorios escolares. Los aparatos funcionan con excremento de vaca.

Los equipos, que significaron una inversión de siete mil pesos para la institución educativa, tuvieron un proceso de instalación de poco más de medio año, lapso en el que se buscó a los proveedores del estiércol bovino, se caracterizó la materia prima, se determinaron todos los parámetros de funcionamiento, se realizó el diseño y se procedió a la construcción de las bases en las que fueron colocados, según informó la coordinadora del proyecto Angélica Delgadillo López.

Posterior a ello apuntó que los generadores de energía y gas ecológico tuvieron que pasar por un periodo de retención hidráulica de 50 días; “en este tiempo, al estar utilizando estiércol de vaca con agua, tuvimos que adecuar los potenciales hidrógenos (PH), de conductividad y nutrientes y la materia prima quedó estático”.

La investigadora de la UPMH destacó que una vez hecho lo anterior, los encargados de las unidades, durante la vida útil de estas (que ronda entre los 20 años) únicamente tendrá que cambiar diario el estiércol para mantener vivos a los microrganismos que generan los recursos, tano energéticos como de gas al consumir los nutrientes de este.

Se debe destacar que como ventaja adicional del proyecto verde y económico que empleó la universidad, el fertilizante que se genere del excremento en desuso será empleado en el programa educativo nombrado “Cultivo energético” Miscanthus giganteus.

La UPMH junto a la Secretaría de Desarrollo Agropecuario estatal (Sedagro) capacita sobre esta técnica a los agricultores hidalguenses por medio de dispositivos móviles.