Tuzos y Tigres no se hacen daño

Los hidalguenses fueron mejores en el primer tiempo pero el complemento se convirtió en dominio felino que termino por aburrir en la sultana del norte.

Monterrey

Pachuca no salió a especular en patio ajeno, no se achicó ante los 40 mil aficionados regios que como cada partido llenan su estadio. Pero esta vez su equipo no les daba las razones para alegrarse, al contrario, había preocupación pues los Tuzos eran muy superiores en el campo.

La línea defensiva hidalguense estaba a la altura; no permitía que los atacantes felinos olfatearan si quiera su área. Cuando Lobos recibía de espaldas al marco, de inmediato salían dos elementos a marcarle. Por las bandas "Danilinho" y Burbano poco pudieron hacer; Pulido: desaparecido.

Caso contrario era el arsenal tuzo, sobre todo por las bandas que eran auténticas avenidas donde los refuerzos Pajoy y Valencia se paseaban sin muchos contratiempos.

Jorge Torres, indudablemente fue quien más sufrió en los 45 minutos iniciales. De entrada porque le el silbante Miguel Ángel Ayala le perdonó la tarjeta roja tras una barrida fuerte que sólo fue juzgada como amarilla; en la misma jugada Cortés se llevó la preventiva por los reclamos.

Ya en el trámite del encuentro Torres Nilo era desquiciado por la banda derecha donde Valencia le hizo honor a su apodo de "Superman" y con velocidad tocaba constantemente el área. Dos desbordes suyos fueron lo más peligroso en el primer tiempo; Esqueda y Pajoy no llegaron a rematar los centros del ecuatoriano.

El complemento fue diferente; Tigres salió a proponer y en los primeros 15 minutos se jugaba poco más en terreno visitante. Un intento de chilena de Pulido, un remate de Lobos y el clavado de Guido Pizarro que le costó amarilla fue lo más inquietante sobre el marco tuzo, todo, sin generarle presión mayúscula a Óscar Pérez.

Pachuca emparejó el duelo y trabó el balón en el medio campo. La entrada de Carreño y Jürgen Damm refrescaron un poco la ofensiva, sobre todo el joven mexico-alemán quien en la primera que tuvo se quitó elementos como a él le gusta y mandó servicio que fue bien cortado por Danilo Verón.

Parecía que los tuzos se habían conformado con el empate de visita pues los minutos finales comenzaron a ser un suplicio para los hidalguenses. Damián Álvarez le dio una nueva cara a la ofensiva felina, su velocidad hacía estragos en la zona baja de los visitantes.

El "Conejo" se convirtió en la figura del cuadro blanquiazul. Salcido ensayó de fuera del área, Pérez mandó a tiro de esquina; en el cobro, el arquero tres veces mundialista salvó su red dos veces en la misma jugada. Lobos y Pulido también tuvieron sus opciones pero no lograron conseguir el gol de la victoria.