Supervisa Sedatu viviendas que serán reubicadas en Hidalgo

Desde el pasado fin de semana, la dependencia federal ha constatado los daños en viviendas y los puntos de riesgo en los que se localizan comunidades en la parte norte del estado.
Personal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) visitó los municipios en que se reubicaran a los habitantes.
Personal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) visitó los municipios en que se reubicaran a los habitantes. (Juan Pablo Zamora/ Cuartoscuro)

Pachuca de Soto

Personal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) visitó los municipios de Chapulhuacán, Pisaflores, Tlanchinol, Tepehuacán de Guerrero, entre otros, para identificar a familias que vivan en terrenos ubicados a menos de 250 metros del cauce de ríos o en las faldas de cerros con alto grado de inestabilidad, las cuales serán reubicadas en nuevos polígonos que no se localicen en zonas de riesgo.

Estas acciones forman parte de un programa nacional de reubicación de familias que viven en asentamientos irregulares, y priorizará a las que sufrieron daños o perdieron sus hogares por los efectos de los fenómenos meteorológicos, informó recientemente la Sedatu a través de un comunicado, el cual añade que las reubicaciones se llevarán a cabo de acuerdo a los lineamientos del Atlas de Riesgos para evitar asentamientos humanos, industriales o turísticos en lugares no aptos para ello.

Desde el pasado fin de semana, la dependencia federal ha constatado los daños en viviendas y los puntos de riesgo en los que se localizan comunidades en la parte norte del estado, donde se sitúan los 31 municipios hidalguenses declarados zonas de desastre natural por los daños ocasionados por el huracán Ingrid.

En los próximos días se dará a conocer el censo de las familias que viven en dichas condiciones y que son susceptibles de una reubicación. Dicho proceso se lleva a cabo en coordinación con las autoridades estatales y municipales y será una acción permanente, anunció la Sedatu.

Recientemente, el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Jorge Carlos Ramírez Marín, informó que en lo inmediato se reubicarán a 400 familias de Durango, igual número de quienes habitan en Lázaro Cárdenas, Michoacán, y 139 de Oaxaca. No especificó el caso de Guerrero, pero como ejemplo expuso el caso de las familias de la comunidad cafetalera La Pintada. Tampoco especificó el número necesario en Hidalgo; sin embargo, el gobernador del estado, Francisco Olvera Ruiz, adelantó que evalúan reubicar la comunidad de Copo Chico, en Huejutla, en un polígono aún por definir, para el cual requerirían al menos seis hectáreas de terrenos para construir entre 40 y 60 viviendas que fueron destruidas por el paso del huracán Ingrid.

Una situación similar es la de Cuatlimax, en Tlanchinol, donde el mandatario confirmó que es necesario edificar 15 casas que quedaron inhabitables y estarían en riesgo si se erigen en el mismo lugar, por ser un punto de riesgo.

Mientras que en Chapulhuacán, el alcalde Carmelo López Mata dio a conocer que al menos 16 viviendas cuentan con daños estructurales y es necesario reconstruirlas, las cuales, agregó, fueron identificadas por personal de la Sedatu.

[b]Asentamientos irregulares [/b]

Durante la clausura del foro de consulta para la integración de los programas nacionales de desarrollo urbano y de vivienda que se llevó a cabo en Pachuca, Hidalgo el pasado 24 de septiembre, el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano señaló que los lugares que se inundaron en Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Sinaloa por las fuertes lluvias asociadas a los huracanes Ingrid y Manuel, eran espacios donde indebidamente se construyeron viviendas, fábricas o espacios turísticos, ya que estaban catalogados como zonas de riesgo o no propicios para la urbanización.

Muchos permisos de construcción, dijo, se otorgaron por actos de corrupción de funcionarios municipales.

[b]Claves:[/b]

La Sedatu anunció que firmarán convenios con los ayuntamientos de las 90 ciudades más importantes del país para evitar que se otorguen permisos de construcción en zonas de riesgo.

Expuso que los fenómenos climatológicos que afectaron al país demostraron que, si bien aumentó la eficacia de respuesta ante las catástrofes, aún falta mejorar la capacidad de prevención a través de la planeación urbana.

“Son muchos los casos de corrupción en todo el país en los que se concedieron permisos de construcción de viviendas en zonas riesgosas”, afirmó.