Señalan irregularidades en caso de Samuel Castro

Compró las instalaciones de ex DINA Autobuses y está preso en el Cereso de Pachuca, acusado de homicidio desde hace casi 2 años.
Señalan irregularidades en caso de Samuel Castro, autoridades que revisan el caso presumen que el cadáver pudo ser “sembrado”.
Señalan irregularidades en caso de Samuel Castro, autoridades que revisan el caso presumen que el cadáver pudo ser “sembrado”. (Sergio Villafuerte)

Pachuca

La Comisión de Derechos Humanos de Hidalgo resolvió desde junio pasado que sí hubo violación al proceso en contra del empresario Manuel Samuel Castro, quien permanece preso en el Cereso de Pachuca acusado de homicidio desde hace casi 2 años

La recomendación del organismo, con número R-VGJ-0030-13 y fechada el 20 de junio de 2013, no ha sido atendida ni aceptada por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Hidalgo, en donde también se exige a la dependencia estatal que en un plazo de tres meses contados a partir de la aceptación de la recomendación se adopten mecanismos para el seguimiento y la evaluación de las actividades de capacitación y sensibilización en materia de derechos humanos.

De acuerdo con la CDHEH, durante la detención del empresario a inicios de 2012 “refirió que él no fue golpeado, pero lo obligaron como a la mayoría de los agraviados en esta queja a firmar declaraciones incriminatorias a base de golpes y amenazas y que a nadie le permitieron leer sus declaraciones”.

Según el organismo: “les fueron violentados sus derechos humanos relacionados con su seguridad jurídica; en el seguimiento e integración de la misma se puede apreciar que la detención de los agraviados, fue a consecuencia de hechos presumiblemente delictuosos, relacionados con lesiones y homicidio”.

Actualmente el empresario Manuel Samuel Castro Mercado presentó a instancias internacionales las irregularidades en que incurrió la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo, que lo detuvo y acusó del homicidio.

Como prueba entregó el dictamen químico y el protocolo de necropsia que practicó la citada dependencia al cadáver de Josué Matilde Cotonieto Sánchez, donde se afirma que dicha persona murió por un disparo de arma de fuego a corta distancia (a quemarropa), pero su vestimenta no registró huellas de pólvora.

Autoridades judiciales que revisan el caso presumen que el cadáver pudo ser “sembrado”, porque en constancias ministeriales el agente del Ministerio Público del fuero común no determinó el lugar donde fue encontrado el cuerpo.

En contexto

Samuel Castro compró las instalaciones de ex DINA Autobuses y fue detenido tras una riña provocada por ex trabajadores de la empresa Motor Coach Industries México y Servicios Sahagún, liderados por Artemio Vázquez. La CDHEH detectó irregularidades en el proceso: el defensor público Salvador Ramos Ugalde estampó su firma en la ficha de trabajo, pero jamás protestó el cargo ni intercedió a favor del empresario.